Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Viernes 13. 7ª parte: Sangre nueva (1988, John Carl Buechler) Friday the 13th, Part VII: The New Blood


Desde que el maníaco homicida Jason Voorhees quedó atrapado en unas cadenas al fondo del lago Crystal, el campamento de verano más cercano no ha sufrido ningún altercado... ni asesinatos. Pero una de las campistas, Tina Shepherd, puede ver el futuro y hacer levitar objetos. Su médico conoce los peligros de la telequinesia, pero tiene más interés en aprovecharse de ella que en ayudarla. Y ahora es demasiado tarde. Sin querer, Tina ha liberado a Jason de su tumba acuosa, y el baño de sangre está a punto de empezar... (http://www.filmaffinity.com/es/film896809.html)


Circula por aquí la leyenda de un asesino enterrado, pero que no ha muerto. Sobre Crystal Lake ha caído una profecía mortal: La maldición de Jason Voorhees. Dicen que  murió siendo niño, pero se ha aparecido muchas veces. Son pocos los que le han visto y sobrevivido. Algunos intentaron poner fin a sus andanzas, y fracasaron. La gente olvida que está ahí abajo, esperando ...


Y van siete ... A punto me encuentro de terminar de comentar la saga (las que pertenecen a la década) cuando un profundo sopor me abnega. Y es que llegados a estas alturas me resultan un poco cansinas las aventuras de nuestro querido Jason, y más cuando ya no hay nada que contar a no ser alguno que otra anécdota de producción o dar detalles sobre el equipo técnico y artístico ... Porque , amigos, ya van siete películas viendo más o menos lo mismo y la paciencia de uno tiene un límite ... 

Vale que ahora nos meten una nueva antagonista (nada ya sabemos de Tommy) con poderes telekinéticos, pero en vez de exprimir bien la idea de esta especie de Jason vs Carrie la historia de limita a repetir lo de siempre: grupo de jóvenes en Crystal Lake y Jason liquidándolos uno a uno. Pero la idea original no era esta, sino, aprovechando el éxito de la saga Pesadilla en Elm Street, rodar un Jason vs Freddy. Las productoras (Paramount y New Line) no llegaron a un acuerdo y la cosa no fue a más (recordad que fue en 2003 cuando la idea se materializó). Otra idea que se barajó fue la de enfrentar a Jason contra un grupo de constructores en Crystal Lake. Ambos proyectos rechazados , y quizás alentados por el éxito del slasher fantástico (como género) que ofrecía Freddy Krueger, la balanza se inclinó por dar un giro aún más fantástico a la saga.


Lo primero que llama la atención, es que esta vez Manfredini no compone solo la música, sino que lo acompaña Fred Molin (quien se haría cargo de nuevo, esta vez en solitario, de la música de la ostava parte de esta saga). Esto se nota bastante con la presencia de un sonido más "industrial", con más sintetizadores y , en general machacón. A mí , para que os hagáis una idea, la música de los créditos iniciales me recuerda un poco a la percusión del tema de Terminator. No están mal del todo, pero por momentos me parecen una composiciones sobrecargadas.

La mayor virtud de este episodio es , sin duda, la presencia de Kane Hodder . Hodder, que encarnaría a Jason en un total de cuatro ocasiones, tiene una presencia amenazadora y da un cariz brutal y despiadado al personaje. En esto mucho tiene que ver el director y también encargado de los efectos de maquillaje, John Carl Buechler. En este sentido es todo un acierto su trabajo y el aspecto grotesco de Jason (tanto enmascarado como sin máscara) gana muchos enteros con respecto a otras entregas. 



Por lo demás como decía, todo se limita a lo mismo. Adolescentes descerebrados (quizás incluso estos me parezcan más gilipollas que los de precedentes), destape, sexo y muertes a tutiplén. En esta ocasión Jason es más directo e inmisericorde (si cabe) que en entregas anteriores. Como ejemplo la muerte del saco de dormir, una de las más impactantes que recuerdo, en la que arrastra a una campista dentro de su saco para levantarla en el aire y estamparla contra un árbol. Brutal. Esta escena fue censurada (como la mayoría de la película para no alcanzar una calificación X) , ya que en realidad Jason la estrellaba hasta seis veces mientras que en la versión censurada lo hace sólo una. 





El final, tras una interesante lucha con telekinesis por medio, es directamente una soplapollada. Así se sacan de la manga la aparición del padre muerto de la protagonista que surge del lago para hundiorse otra vez arrastrando a Jason consigo. Lo dicho. Final de traca y malísimo y en conjunto una película muy justita y de las peores (para mí) de la saga. En taquilla no fue mal del todo. Alcanzó los 20 millones de dólares lo que daría pie a otra secuela; no la definitiva, pero sí la última que va a ser comentada por estos lares ... Alguno quizás incluso respire tranquilo ...

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA


TRAILER

ENTRADAS RELACIONADAS






Viernes 13. 6ª Parte: Jason vive (1986, Tom McLoughlin) Friday the 13th Part VI: Jason Lives


De pequeño logró hacer algo que supuso el fin de cuantos lo intentaron: mató a Jason Vorhees, el terrible criminal que aterrorizó a los habitantes de Cristal Lake. Y ahora, años más tarde, Tommy se siente atormentado por el miedo de que no esté realmente muerto. Así que Tommy y un amigo van al cementerio y excavan la tumba de Jason... (http://www.filmaffinity.com/es/film757515.html)


¿Por qué han tenido que desenterrar a Jason? Hay gente en este pueblo que se divierte de una forma muy rara ...


Se suponía que en la sexta parte de Viernes 13, tal y como fue el caso de la quinta, Jason seguiría muerto y enterrado (el enmascarado no era él, sino un impostor) y otro nuevo villano, nada menos que Tommy,  el antagonista de las partes cuarta y quinta (como fruto de un trastorno mental) ocuparía su lugar. En este punto nos dejaba el final de la quinta parte cuando contemplábamos horrorizados como Tommy se endosaba la máscara de hockey (la de la marca azul, no la roja) dispuesto a liquidar a su primera víctima. Lo que se había propuesto la productora era rodar una nueva trilogía (partes 6, 7 y 8) con esta idea, pero como no quedaron contentos con los resultados en taquilla decidieron dar un giro al planteamiento y resucitar a nuestro querido Jason ...


La Paramount contrató como director y guionista a Tom McLoughlin , un artista con poca experiencia en ese momento (actualmente tiene una larga trayectoria dirigiendo películas televisivas), pero que había escrito una serie de humor para la televisión llamada Van Dyke and Company (1976) y que había dirigido (también escrito) la interesante película de terror Siniestra oscuridad (1982). Este cambio radical de géneros sería la premisa que marcaría el regreso de Jason : el humor y el terror. El productor Mancuso Jr. estaba encantado con esta mezcla y dio libertad a McLoughlin para escribir lo que le viniese en gana, la única condición que le puso fue que Jason debía resucitar. Ni corto ni perezoso Mc Loughlin obvió el final de la película anterior (interpretemos , por ejemplo, que Tommy estaba otra vez soñando) volviendo a ser Tommy  el antagonista, e  ideo el regreso de Jason al más puro estilo de las películas de monstruos de la Universal: basándose en Frankenstein lo revive tras recibir el impacto de varios rayos. En esta secuela, y de aquí en adelante,  Jason adquiere un aura sobrenatural y el estatus de inmortal (aunque ya hubiese revivido en la cuarta este aún no estaba enterrado sino en  el depósito de cadáveres) que ya no le abandonaría hasta el final de la saga y que le consolidaría como un icono cinematográfico indiscutible.

Otros cambios con respecto a anteriores secuelas son que Tommy Harvis es ahora interpretado por Thom Mathews (Freddy en El regreso de los muertos vivientes) puesto que John Shepherd rechazó el papel , el pueblo de Crystal Lake es renombrado como Forest Green, dos especialistas encarnan en esta ocasión a Jason (Dan Brandley lo haría en las escenas del bosque para ser sustituído por C.J.Graham) y que la banda sonora incluye temas de Alice Cooper (pero tranquilos, sigue Manfredini). 





En su conjunto este Viernes 13 resulta mucho más ligero y accesible para el gran público que ninguna otra secuela. El humor es omnipresente. Este puede ser autoreferencial como cuando la primera víctima dice: "he visto las suficientes películas de terror como para saber que un tío con una máscara nunca es amable", o la frase del sepulturero Martin mirando a cámara :"hay gente en este pueblo que se divierte de forma muy rara". Pero también hay guiños al metalenguaje como esos créditos iniciales en los que Jason parodia a las películas de James Bond sustituyendo la pistola por el machete. Y en general todas las muertes están cargadas de humor negro: : la sangrienta cara sonriente en el árbol así como el resto de la guerra de paintball , la muerte del sepulturero que tras expresar que el alcohol iba a martarle es degollado con su propia botella ... La atmósfera de terror y el gore en las muertes son prácticamente inexistentes (así como se eliminan los desnudos) , en su lugar aumenta la acción y se introducen por primera vez niños en el campamento. Respecto a esta última consideración señalar que Jason perdona la vida a una niña que está rezando ... Ya veis, nos encontramos con un Jason muy domesticado ...





Se barajaron distintos finales, uno incluso incluía la aparición del padre de Jason, pero al final los productores se quedaron con el que deja explícitamente claro su regreso. Y así fue. En taquilla funcionó bien aunque tampoco llegó a las cifras de sus cuatro primeras partes (recaudó 20 millones con un presupuesto de tres) e incluso recibió buenas críticas.

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA




TRAILER

VÍDEO MÚSICAL DE ALICE COOPER

ENTRADAS RELACIONADAS






Viernes 13. Parte V: Un nuevo comienzo (1985, Danny Steinmann) Friday the 13th: A New Beginning


Jason ha regresado, con su máscara de hockey y dispuesto a poner de nuevo en práctica todas sus viejas costumbres y trucos en esta nueva entrega. Esta vez parece que ha puesto sus ojos en los jóvenes residentes de una retirada mansión, a medio camino del pueblo. Algunos de estos adolescentes acabarán en mitades, cuartos... Jason es capaz de convertir en realidad los peores sueños. (http://www.filmaffinity.com/es/film438316.html)


- Sé quien lo hizo

-¿Qué?

- He dicho que sé quien lo hizo

- ¿Quién?

- Jason Voorhees

- ¿Jason Voorhees? Estás como una puta cabra. Has estado bajo el sol demasiado tiempo. Jason Voorhees está muerto. Su cuerpo fue quemado. Él no es más que un puñado de polvo.


Llegamos a la quinta parte de la saga Viernes 13, una saga que como he comentado en previas entradas ya no daba más de sí por carecer de guión y limitarse a mostrarnos a un Jason descuartizando adolescentes. Teniendo en cuenta que la razón fundamental por la que la Paramount seguía invirtiendo los cuartos en un producto del que básicamente renegaba era que con cada nuevo estreno se embolsaba cantidades desorbitadas de dinero, la cuestión es, ¿qué nos podía ofrecer una nueva entrega de una saga cuya productora había prometido liquidar en su anterior entrega? Pues, en mi opinión, Viernes 13, parte V: Un nuevo comienzo, es la mejor secuela de la saga, no por su calidad técnica ni por su dirección- ni Miner ni Zito lo hicieron mal y la elección de Steinmann como director (provenía de la industria pornográfica) no daba mucha pie a la esperanza, pese al placer culpable de Calles salvajes (1984)-  pero sí porque consigue intrigar al espectador , le devuelve interés por lo que acontece en pantalla y consigue aquello que promete: un nuevo comienzo a algo que no daba más de sí. 



La historia comienza con una pesadilla de un Tommy adulto - en la que Feldman hace un cameo representando al personaje con doce años (sólo puso grabar un día de domingo porque en ese momento rodaba Los Goonies)- donde es atacado por un Jason que sale de su tumba. Tommy nunca ha superado sus secuelas psicológicas tras matar a Jason y por eso es internado en un peculiar sanatorio mental (se retomaría la idea desechada para la tercera parte) sito cerca al pueblo que , como es lógico, está plagado de chiflados. Y sin que nadie se lo espere, ¡bum! Una muerte brutal, a plena luz del día, ¡y no ha sido Jason, sino uno de los internos! A partir de este punto alguien, y digo alguien porque la identidad del asesino nos es ocultada hasta el final, empieza a cargarse hasta el apuntador. Aquí es donde esta secuela gana más enteros, porque juega al despiste con la autoría de las muertes. Como no podía ser de otra manera el nombre de Jason sale a la palestra, ¿pero cómo va a ser él si está muerto? Por otra parte contemplamos a un Tommy muy desequilibrado y que sufre alucinaciones, dando pie a la duda sobre si su cordura lo impulsa o no a matar, esto le otorga a la cinta un aire de  psycho killer que complementa al slasher manido al que estábamos acostumbrados.



En general vemos una auténtica sobrada la mar de disfrutable. El número de bajas llega a la veintena - Phil Scuderi sugirió a Steinmann un susto o una muerte cada ocho minutos, pero llega el punto de que diversos personjes mueren a los cuatro minutos de su presentación-  y la variedad de estas es tan creativa como siempre (a destacar la de las tijeras tras una escena de sexo censurada que iba a durar más de tres minutos), aunque menos gore que en otras entregas. Los personajes son muy excéntricos (aún teniendo en cuenta que la acción se desarrolla en un sanatorio mental): una pareja adicta al sexo, los rednecks (cuya muerte uno no deja de desear y que se cumple , tal y como preveíamos, para deleite del personal), o Demon , el hermano de Reggie y su pareja Anita, que se cantan una canción de amor en una de las situaciones más insospechadas y fuera de contexto para esas labores (juzguen ustedes mismos). Como novedad hay que señalar la mayor presencia de adultos (supongo que como gancho para que el espectador sospeche de todos como autores materiales de la carnicería), aunque no se librarán del jarabe de todo tipo de arma afilada. Lo que ya no resulta tanta novedad es la música de Manfredini. No voy a comentar más para no desvelar el final (en el comentario de la sexta hablaré sobre el dando por hecho que quien lo lea habrá visto ya la quinta). Únicamente mencionar el detalle de la nueva máscara de Jason, cuya pintura no es roja, sino azul, y que carece de la marca del hachazo. 






Viernes 13: Un nuevo comienzo iba a ser el inicio de una nueva trilogía, sin embargo, al no lograr tanto beneficio como anteriores partes (aunque 20 millones no son moco de pavo), se desechó la idea prevista regresando al convencionalismo de antes. Para mí quizás estemos ante la última película de calidad aceptable de la saga, y que además, vuelvo a repetir, me resulta muy entretenida y probablemente mi favorita (teniendo en cuenta de lo que hablamos, no me malinterpretéis); a partir de este punto el desfase fue más y más considerable ... Pero esa es otra historia ...

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA


TRAILER

ENTRADAS RELACIONADAS




Superman II: La aventura continúa (1980, Richard Lester) Superman II



Tres criminales procedentes del planeta Krypton, a los que el padre de Superman condenó a vagar por el espacio, eluden su condena y llegan a la Tierra para enfrentarse a Superman en una batalla cósmica por la supremacía sobre el planeta. El superhéroe sigue ocultando su identidad tras la tímida personalidad del reportero Clark Kent, aunque su novia Lois Lane empieza a sospechar algo. (http://www.filmaffinity.com/es/film209211.html)

 Te arrodillarás ante mí, Jor-El. Tú, y un día, tus herederos.

 La historia de Superman 2 (1980) comienza con Richard Donner rodando las dos partes simultáneamente. El problema fue que los productores no querían que el presupuesto se les fuese de las manos ya que hasta el momento habían invertido una cantidad demencial , entonces decidieron centrarse en acabar la primera parte y con los beneficios que obtuviesen terminar la segunda. En 1978 se estrenó Superman y resultó un gran taquillazo, así que con gran cantidad de material ya rodado por Donner lo más lógico hubiese sido que él dirigiesela secuela. Pues no. Por miedo a que el presupuesto se les fuese otra vez de las manos se deshicieron de Donner y contrataron a Richar Lester, un director que volvería a la saga de la mano de Superman 3 (1983). Del mismo modo prescindieron del compositor John Williams y de la escenas de Marlon Brando (pidió mucho dinero por considerar que en la primera parte habían explotado demasiado su presencia). En 2006 salió al mercado en formato DVD una nueva versión de Superman 2 llamada The Richard´s Donner Cut (El montaje de Richard Donner) en la que se incluían escenas eliminadas, cambios en la historia y un nuevo montaje más acorde con su visión. Algunos cambios son casi anecdóticos, pero otros son fundamentales para darle coherencia a una historia que de la mano de Lester quedó coja. 



Si buscáis por la red encontraréis todos y cada uno de los cambios. Algunos relevantes son que los villanos son liberados por el misil que Superman desvía en la primera parte o que , al final, en vez de volver amnésica a Lois con un beso hace girar La Tierra en sentido inverso para retroceder el tiempo (tal y como ocurrió también en la primera). Pero el mayor error fue prescindir de la escena que narra la forma en que Clark recupera sus poderes en La Fortaleza de la Soledad, porque en esta escena Marlon Brando juega un papel fundamental. La conclusión es que si Richard Donner hubiese dirigido íntegramente esta segunda parte el resultado hubiese seguido la estela de la primera; un clásico del fantástico, pero con un toque más épico y oscuro, si cabe, que su predecesora. Sin embargo, Lester se alejó de esta visión. El tono de algunas escenas es desenfadado y se introducen situaciones cómicas, por lo que Superman 2, tal y como se estrenó en 1980, está alejada de la épica y la seriedad del tratamiento de Donner. De todas formas, como gran parte del metraje es de Donner, Superman 2 no alcanza las cotas humorísticas de Superman 3 (1983), esta sí ya dirigida por Lester, y mucho más centrada en el entretenimiento ligero y el humor. Aclarada un poco la historia, voy a comentar la película que figura como dirigida por Lester, tal y como se estrenó allá por 1980.


Ateniéndome a los recuerdos infantiles esta quizás fuese la parte que más me gustaba. Me flipaba la presencia de esos tres malvados kryptonianos que no dejaban piedra sobre piedra a su paso y que libraban en igualdad de condiciones un combate épico contra nuestro héroe. ¿Quién no recuerda su liberación de La Zona Fantasma, la llegada a la Luna, la destrucción del pueblo, o ese supercombate por las calles de Metrópolis? Claro que vista hoy esta película no alcanza el estatus de clásico de la primera, pero aún así este elemento de confrontación y venganza le hace ganar muchos puntos, y más cuando uno es un chaval ávido de acción y aventuras.

El inicio se abre con la música celestial de John Williams, aunque interpretado por Ken Thorne (Oscar por la música de Golfus de Roma, 1966), acompañando un plano del planeta Krypton. Tres villanos (Zod, Ursa y Non) son atrapados, juzgados y condenados a pasar la eternidad en La Zona Fantasma. Lo relevante de este comienzo es que el general Zod (un fantástico Terence Stamp) jura venganza contra uno de sus jueces, Jor - El (Marlon Brando), pero como las escenas de Brando fueron eliminadas no queda claro porque Zod la toma con él y su descendencia. Esta es una de las lagunas argumentales de las que hablaba.

 

La película se desarrolla con un flirteo continuo entre Lois (Margot Kidder) y Clark (Christopher Reeve), en el que ella sospecha que Clark en realidad es Superman. Al tiempo los villanos son liberados por la onda expansiva de una bomba nuclear que Superman lanzó al espacio y cuando llegan a La Tierra tienen los mismos poderes que nuestro héroe (debido a los rayos del sol amarillo), lo que pasa que ellos los utilizan para sembrar el caos y la destrucción. Aquí resulta inolvidable la secuencia en La Luna - destacando la despiadada Ursa (Sarah Douglas) - en la que asesinan a varios astronautas. Superman nos deja a todos con el corazón en un puño porque, desconociendo la llegada de estos letales enemigos, renuncia a sus poderes para llevar una vida normal con Lois. 



Por medio, en un papel totalmente secundario, al contrario que en la primera entrega, Lex Luthor (Gene Hackman) escapa de la cárcel con la ayuda de la señorita Teschmacher (Valerie Perrine) y encuentra La Fortaleza de la Soledad, descubriendo al tiempo la llegada de los villanos con quien no tardará en aliarse al revelarles que Superman es el hijo de Jor-El. De esta parte, lo que más me choca es la desaparición inexplicable de Eve Teschmacher. Si os fijáis, en cuanto terminan sus escenas en La Fortaleza, no queda rastro de ella en toda la película y no se le hace referencia alguna. ¿Un caso para Iker Jiménez? Por otro lado, el papel de Hackman, pese a que encarna muy bien a un Luthor taimado, ruin y plagado de sorna, me rechina bastante en cuanto a su relación con los  kryptonianos : ahora te mato, ahora no, ahora te regalo Australia, ahora te quiero volver a matar… Estas constantes idas y venidas se me hacen un poco pesadas, la verdad, y no creo que aporten gran cosa a la historia.



Uno de los momentos más traumáticos de la película es cuando Clark (ahora sin poderes) para en un bar para cenar en compañía de Lois y recibe una paliza de un camionero. La humillación sufrida (que no quedará indemne, muy satisfactoriamente, al final) le hace consciente, por primera vez en su vida, de lo que es sentir dolor, pero es además en ese momento cuando se entera, por medio de la televisión, de la presencia de Zod y sus aliados. Ahora llegamos a otro punto fundamental que queda sin explicación (como en el caso del inicio) por la supresión de las imágenes de Brando. Clark regresa a La Fortaleza de la Soledad y encuentra el cristal verde. Por medio de este contacta con Jor-El y le suplica recobrar sus poderes. Jor- El termina por fusionarse con su hijo renunciando a su propia existencia y es así como Clark vuelve a ser Superman. En la versión de Lester no aparece nada de esto, simplemente vemos como Clark encuentra el cristal verde y cuando los villanos atacan Metrópolis reaparece como Superman. Esta es la mayor laguna de la historia. 
 

 La batalla librada entre Superman y los super villanos es quizás lo más espectacular de toda la película. Una lucha épica en el corazón de Metrópolis en la que los cuatro hacen gala de todos sus poderes: destrucción de edificios, vendavales, peleas en el subsuelo, en el aire o ataques con rayos lanzados por los ojos harán las delicias del espectador. Pero será en La Fortaleza de la Soledad donde se libre un combate final en el que no será la fuerza, sino la astucia, el factor determinante, y en el que Luthor jugará un papel fundamental.





Superman 2 fue otro éxito de taquilla - aunque sus 108 millones de recaudación lejos quedan de los 300 de la primera parte – cuyos beneficios duplicaron su presupuesto. Resulta una buena película de fantasía y aventuras, pero deja un mal regusto por ser un quiero y no puedo. Cumple en su conjunto, pero para una producción de su categoría son imperdonables esas lagunas argumentales que le restan coherencia y solidez, y para un fan resulta muy injusto el trato recibido por Donner. Con esta película puede darse por concluida la calidad en las producciones del hombre de acero en los ochenta, las siguientes secuelas bajarían el listón hasta límites que alcanzarían, en el caso de Superman 4 (1987), el bochorno.


GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA





TRAILER


ENTRADAS RELACIONADAS

Viernes 13. 4ª parte: Último capítulo (1984, Joseph Zito) Friday the 13th. The Final Chapter


Jason, el más impopular de los habitantes de Cristal Lake, regresa para causar mayores estragos en esta parte. Tras su resurgimiento en el depósito de cadáveres de un hospital, el asesino enmascarado centra su venganza en la familia Jarvis y en un grupo de despreocupados adolescentes. El joven Tommy Jarvis es un gran aficionado al cine de terror con un talento especial para las máscaras y el maquillaje. ¿Ha encontrado el diabólico Jasón finalmente la horma de su zapato? (http://www.filmaffinity.com/es/film202546.html)


Ahí lo tenéis, Viernes 13: Último capítulo. ¿Qué título más mentiroso, verdad? Bromas aparte , la Paramount ya había barajado liquidar a nuestro querido Jason previamente (recordemosle  muerto de un hachazo en la tercera parte), . así que , esta vez sí que se plantearon terminar de una vez por todas con una saga que ya no daba más de sí (a no ser ingentes cantidades de dinero). Mucho que ver tuvo también Fran Mancuso Jr (productor de Viernes 13, parte 3 y productor asociado de Viernes 13, parte 2) quien quiso liquidar la saga para no verse encasillado bajo este subgénero slasher por la industria hollywoodiense (paradójicamente no sería la última vez que participaría en las aventuras de Jason; aunque esto es otra historia que explicaré en siguientes comentarios). 


El director de esta parte es Joseph Zito, conocido por otro slasher (para mí, muy interesante) llamado El asesino de Rosemary (1981) y que terminaría dirigiendo al dios Chuck Norris en Delta Force y en Invasión USA. En principio, el propio Zito iba a escribir el guión porque le ofrecieron el doble de dinero si escribía y dirigía, pero como no tenía ni idea de darle a la tecla pagó de su bolsillo a Barney Cohen (quien finalmente aparece en los créditos como el guionista). El encargado de dar vida a Jason es Ted White, un conocido especialista (de John Wayne o Lee Marvin, entre otros) que rechazó ser incluido en los créditos por no gustarle ese tipo de películas. En el elenco actoral participan jóvenes promesas de entonces como Corey Feldman o Crispin Glover. La música está compuesta por el ya fijo Manfredini (quien se aleja del sonido disco de la anterior entrega y regresa a los derroteros de las primeras partes) y, ¡oh! ¡albricias! , Tom Savini vuelve a encargarse del maquillaje (se dice que aceptó a condición que fuese la última película de la saga).


Aspectos a destacar son la imponente presencia de Ted White en la piel de Jason, una atmósfera oscura, muy lograda por parte de Zito (y la omnipresente música de Manfredini), y unos efectos gore brutales a cargo del maestro Savini. Sin embargo, el mayor problema es que no pasa nada  que no hayamos visto en partes anteriores (sustancialmente ni siquiera pasaba en las anteriores partes, vaya). No hay guión, vamos. O si lo hay se limita a introducir cuatro cambios a tenor de ver a Jason masacrando jovenzuelos cachondos. 

Jason resucita (nadie sabe cómo ni porqué, pero es aquí cuando alcanza el estatus de asesino tan inmortal como sobrenatural) en el depósito de cadáveres y comienza la casquería en Crystal Lake y ... Y ya está. Bueno, como innovación se puede citar el hecho de que se introduce a una familia , aparte del dichoso grupo de jóvenes. También pulula por ahí otro joven del que descubrimos ser hermano de una anterior víctima de Jason. Cobra protagonismo el pequeño Tommy (Corey Feldman) , fanático de las máscaras de terror, de las que atesora un trillón, y que devenirá en la némesis del asesino de la máscara de hockey. Por lo demás ya sabéis: adolescentes descerebrados, destape gratuito, escenas de sexo y Jason eviscerando, aplastando y rajando cualquier vestigio de carne humana; esta vez lo contemplamos todo en tercera persona, nada de visión subjetiva ni mariconadas. Incluso el final es, salvando las distancias, clavado al de la segunda parte, sustituyendo a la visión de la madre de Jason con su propia visión de pequeño encarnado en un caracterizado Feldman (recordemos que es un apasionado de las máscaras y del maquillaje).





Se pueden comentar anécdotas del rodaje como un actor emporrado, Ted White aislado del resto del equipo para que de su presencia en la película surgiese un efecto más aterrador entre los actores, la enemistad de este con el pequeño Corey Feldman (no lo soportaba y se lo hizo pagar con la escena en que irrumpe tras la ventana y lo agarra; cosa que el pequeño Feldman no se esperaba y lo demuestra en pantalla siendo el susto real) , excentricidades múltiples de Crispin Glover (entre ellas uno de los bailes más frikis que se recuerdan en una película) ... También circula un final alternativo que podéis ver en un vídeo que he colgado después del trailer.





Y muchos os preguntaréis, ¿qué dio pie a otra continuación si la Paramount estaba decidida a finiquitar la saga? Pues que va a ser , mancebos: la pela es la pela. Nada menos que una recaudación de 33 millones de dólares con un presupuesto de menos de dos. Concretamente, Viernes 13. 4ª parte abrió la semana con 11.2 millones de dólares, la mejor recaudación en la historia de la Paramount. Y siendo así , amigos, ¿qué productora en su sano juicio iba a permitir que Jason se pudriese en el infierno?

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA


TRAILER

FINAL ALTERNATIVO

ENTRADAS RELACIONADAS