Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Noche de miedo (1985, Tom Holland) Fright Night



 
 Los cuerpos de varias chicas jóvenes aparecen en la ciudad. Charly Brewster, un adolescente con las hormonas a punto de ebullición, sospecha que su nuevo vecino, Jerry, es el asesino;  pero no un asesino normal, sino un vampiro. Por supuesto, su novia Amy, su madre y su amigo “ Rata” permanecen incrédulos ante la teoría de Charly, e incluso el gran Peter Vincent, un matavampiros de película en horas bajas al que recurre como medida desesperada, le toma por loco. Pero Charly sabe que bajo la encantadora fachada de Jerry Dandrige se esconde un verdadero chupasangre. 

Noche de miedo supone la reinvención de un subgénero de capa caída y que películas como “El ansia” (1983), “Mordiscos peligrosos” (1985), “Jóvenes ocultos” (1987) o “Los viajeros de la noche” (1987) – cada una en su estilo- pondrían de nuevo en la palestra.  “Noche de miedo” trata de acercarlo al terreno juvenil tan propio de los ochenta e imbuirle un humor cargado de autoreferencias que recuerdan a un gran homenaje/parodia como es “El baile de los vampiros” (1967), aunque,  en este caso, sin dejar de ser una película de terror.

  ¡Soy Peter Vincent, el matavampiros!
 Así, uno de sus puntos fuertes es precisamente esa continua parodia/homenaje al cine de vampiros característico de la productora Hammer y que encuentra en el personaje Peter Vincent (Roddy McDowall) su encarnación (no por casualidad el nombre proviene de dos grandes “monstruos” del cine de terror: Peter Cushing y Vincent Price). Peter Vincent, una de las bazas fuertes de la película y mi personaje favorito de Noche de miedo,  es un actor pasado de moda que sobrevive presentando un programa que emite viejas películas de terror (Noche de miedo) que ya nadie- excepto Charly- ve. Y es que según sus propias palabras: “Los jóvenes sólo quieren ver locos furiosos con la cara cubierta haciendo picadillo a chicas vírgenes”. Esto, como no, no es más que una claro guiño a la oleada de “slashers” que inundó el género de terror de los ochenta a raíz de “Halloween” (1978). Vincent, pese a su reticencia inicial, se verá obligado a aceptar su papel ficticio y enfrentarse en “la realidad” a uno de los seres que tantas veces ha matado en sus películas. La diferencia es que ni él es tan valiente como su personaje de celuloide - y ni siquiera cree en los vampiros- ni su enemigo se mostrará  tan vulnerable como las vampiresas que mata hasta con la estaca empuñada al revés.

Y así llegamos a la otra novedad que “Noche de miedo” nos presenta con respecto a otras películas: el personaje de Jerry Dandrige (Chris Sarandon). Un “hombre” refinado, atractivo, seductor y aparentemente encantador  – a quien para más inri, entre víctima y víctima, vemos hincar el diente  a varias piezas de fruta- que pasa completamente desapercibido y que constituye la antítesis del arquetipo acartonado y anacrónico al que el cine nos tiene acostumbrados. Una ruptura del estereotipo que, por otra parte, podemos ver en la vampira que acechaba a Jim Carrey en  “Mordiscos peligrosos” (1985), pero que sin duda tiene su origen en la pareja de sofisticados chupasangres  de “El ansia” (1983) y que continuarían por otros derroteros más modernos (macarras, si se quiere) los vampiros de “Jóvenes ocultos” o los de “Los viajeros de la noche”, ambas de 1987, conformando una selección de auténticos vampiros del siglo XX.


Además, los amantes del terror gozarán de la gran fuerza que despliegan las escenas más escabrosas - en gran parte gracias al magnífico maquillaje de Ken Díaz (La Cosa, Piratas del Caribe)- como la del ataque en casa de Charly, los enfrentamientos entre Peter y "Rata", o la"batalla final" en la guarida del no muerto. Una atmósfera bien lograda que complementan a la perfección la composición musical de Brad Fiedel (Terminator 1 y 2, “Mentiras arriesgadas”) y una buena ambientación a caballo entre lo "moderno" y lo "retro". Todo ello bajo la dirección de un Tom Holland (quien repitió éxito al mostrar al mundo uno de los iconos más conocidos del cine de terror, Chucky, "El muñeco diabólico", 1988)que escribió y dirigió la que para mí es su mejor película. Por poner un pero, me resulta un poco descafeinada la "intrusión" del idilio entre Amy y Jerry; aunque gracias a esto se logren las hipnóticas escenas del baile y de la "conversión" de Amy. 

¿He de decir que me encanta esta película?

Por cierto, en 2011 se perpetró un "remake" protagonizado por Colin Farrell, pero esa es otra (desgraciada) historia.

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA

 


TRAILER


ENTRADAS RELACIONADAS

Noche de miedo 2

Policías ochenteros II. Mejor solo que mal acompañado.

Continuamos el especial de policías ochenteros centrando nuestro ojillo en las parejas de policías que copaban la pantalla grande por aquellos tiempos. Estas películas, pertenecientes al sugénero de las "buddy cop movies", a la vez una variante de las "buddy films", nos muestra la forzosa relación entre dos agentes de la ley, uno suele ser un capullo mientras el otro  un repelente dicharachero, que enfrentando un problema terminan por hacer amistad a base de sangre, sudor y lágrimas (éstas normalmente de los malos que dejaban hechos unos zorros). Veamos cuales fueron algunas de estas encantadoras parejitas.

Ellos se soportan ... porque no tienen más remedio ...



Riggs y Murtaugh

Sí, amigos, creo que en este caso ni siquiera merecen presentación, pero para los despistados diré que si uno está como un cencerro, el otro más. Martin "Perro loco" Riggs y Roger "Mala uva" Murtaugh son los protagonistas de Arma Letal (1987) y de las otras tres películas que conforman, la hasta ahora, tetralogía dirigida por Richard Donner.

Películas : Arma Letal (1987), Arma Letal II (1989), Arma Letal III (1992), Arma Letal IV (1998)

Interpretados por Mel Gibson (Riggs) y Danny Glover (Murthau)



Jack Cates y Reggie Hammond

Es considerada la primera "buddy cop movie", aunque paradójicamente, Hammond no es un policía sino un timador encarcelado al que Cates recurre para dar caza a dos delincuentes. Walter Hill trató de repetir el éxito de la fórmula con "Danko, calor rojo", pero la jugada no le iba a salir tan bien.

Películas: Límite: 48 horas (1982), 48 horas más (1990)

Interpretados por Eddie Murphy (Hammond) y Nick Nolte (Cates)



Danko y Ridzic

¡Esto es la hostia! El Chuache haciendo el papel de Chuache y el Belushi haciendo de Belushi en una de esas películas tan característicamente maniqueas de los ochenta en la que el personaje del ruso de turno es una especie de robot oxidado (llamémosle, por decir algo, Terminator) y el americano es la pera limonera. ¡Ah, también está dirigida por Walter Hill! ¡Mola! Y veremos al Chuache enseñar teta. ¿Mola?

Película : Danko, calor rojo (1988)

Interpretados por Arnold Schwarzeneger (Danko) y James Belushi (Ridzic)



Tango y Cash

Tango y Cash, Cash y Tango , los maderos fugitivos que ponen el listón muy alto (juas). Restallone hace de capullín y Russell de ... sí, de listillo.

Película: Apuesto a que lo adivináis (Nota del "escritó": éste no es el título de la película sino una gilipollez mía- aunque supongo que ya estaréis acostumbrados-)

Interpretados por Syslvester Stallone (Tango) y Kurt Russell (Cash)



Friday y Streebek (¡qué sí coño, que se llaman así, no he bebido!)

Dos de las caras más indiscutiblemente ochenteras protagonizan este homenaje/parodia a la famosa serie homónima de televisión (Dragnet- por cierto, el que haya traducido el título al español sí que ha bebido, ¡y seguro que mucho!-). 

Película: Dos sabuesos despistados (1987)

Interpretada por Dan Aykroyd (Friday) y Tom Hanks (Streebek)


Wilbur Walsh y Matt Kirby (¡y qué más da el nombre de los personajes! Son Bud y Terencio, de toda la vida)

Los únicos, los irrepetibles, los desopilantes emisores de cascoporros renuevan placa en el pecho y las caras  (en forma de pamesta) de los pobrecitos que osen enfrentarles (¿no son acaso los únicos seres humanos capaces de liarse a hostias con Chuck Norris y empatar? Bueno, ellos son dos ...)

Películas: Dos superpolicías (1977), Dos superpolicías en Miami (1985)

Interpretados por Bud Spencer y Terence Hill 





Tom Beck y Lloyd Gallagher


Interesante propuesta de "buddy cop movie" pasada por el tamiz de la ciencia ficción, la serie B y el "psychokiller"



Película: Hidden: Lo oculto (1987)



Interpretados por Michael Nouri (Beck) y Kyle McLachlan (Gallagher)





Matthew Sykes y Samuel "George" Francisco

Esta es , como el caso anterior, otra variante de "buddy cop movie" en la que se inserta de fondo la ciencia ficción. En una Tierra poblaba también por extraterrestres el sargento Sykes tendrá como nuevo compañero a un alienígena policía; juntos darán caza a un peligroso criminal.

Película: Alien Nation (1988)

Interpretados por James Caan (Sykes) y Mandy Patinkin (Francisco)


GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA


Puedes leer la primera parte del especial aquí 


Iconos. Policías ochenteros (I): El llanero solitario

Especial dedicado a los policías más representativos de los años ochenta. En esta primera parte (El llanero solitario) mostraré aquellos iconos que destacan precisamente por encarnar el paradigma de héroe; aquel que no necesita a nadie más que a sí mismo para luchar contra los malotes.

El llanero solitario

 Bastante tienen con ellos mismos como para aguantar a compañeros …




Rick Deckard

Deckard pertenece a un cuerpo especial de la policía de Los Angeles, los Blade Runners. Su misión: "retirar" replicantes. Total, ellos sólo son androides y el humano, ¿o no?

Películas: Blade Runner (1982)

Interpretado por Harrison Ford



Harry Callahan

Mundialmente conocido como Harry el sucio, Callahan es el policía más duro del Departamento de San Francisco. Armado con su Magnum 44 , Clint Eastwood construiría un icono copiado hasta la saciedad. ¿Adivináis de donde procede el modelo de policía rudo, rebelde con sus superiores, y que da caza al quinqui a golpe de frases tan irónicas como lapidarias? Anda, alegradme el día.

Películas: Harry el fuerte (1973), Harry el ejecutor (1976), Impacto súbito (1983), La lista negra (1998)

Interpretado por Clint Eastwood



Axel Foley

Eddie Murphy da vida a este cachondo policía en una trilogía que supuso una explosiva mezcla de acción y humor. ¡Cómo molan las piscinas!

Películas: Superdetective en Hollywood (1984), Superdetective en Hollywood II (1987), Superdetective en Hollywood III (1994)

Interpretado por Eddie Murphy



Marion Cobretti

Cobra para los amigos, muerte lenta y dolorosa para los enemigos. El madero loco que mastica cerillas y desayuna trozos de pizza batidos. Sylvester Stallone mereció un Oscar ( injustamente no otorgado) por su interpretación del exterminador de criminales (¿o acaso el crimen no era una plaga?). Por cierto, ¿sabías que originalmente él iba a encarnar a Axel Foley en Superdetective en Hollywood? ¿Espeluznante, verdad?

Películas: Cobra (1986)

Interpretado por Sylvester Stallone



Robocop

Mitad hombre, mitad máquina. Murphy, un policía casado y padre de un hijo, despierta después de un brutal tiroteo convertido en un robot al servicio de la OCP.

Películas: Robocop (1987), Robocop II (1990), Robocop III (1993)

Interpretado por Peter Weller



John McClane

¡Redios! Éste sí que es un sufridor. Siempre en el momento menos oportuno y en el lugar menos indicado. Terminará sus peripecias cortado, golpeado, disparado, apaleado, machacado , insultado, humillado ... siempre por obra y gracia de algún supervillano al que, finalmente, dará su merecido. Habemus quinta parte. ¡Yippee-ki-yay!

Películas: La jungla de cristal (1988), La jungla de cristal II (1990), La jungla de cristal III: La venganza (1995), La jungla de cristal IV (2007)

Interpretado por Bruce Willis



Frank Drebin

El miembro más destacado de la brigada policial. Astuto, inteligente, ágil y muy capaz… de provocar las más disparatadas situaciones sin mucho esfuerzo.

Películas: Agárralo como puedas (1988), Agárralo como puedas 2 y ½ (1991), Agárralo como puedas 33 y 1/3. El insulto final (1994)

Interpretado por Leslie Nielsen



Nick Conklin

Mejor conocido por ser el policía que junto Charlie Vincent (Andy García) se enfrentará a los Yakuza en la lluviosa tierra del sol naciente. En principio puede parecer una "buddy cop movie", pero cuando el compañero estira la pata la cosa se convierte en cuestión de venganza.

Película: Black Rain (1989)

Interpretado por Michael Douglas

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA



Puedes leer la segunda parte del especial aquí


http://cinedelos80.blogspot.com.es/2013/04/policias-ochenteros-ii-mejor-solo-que.html

Creepshow (1982, George A. Romero)


Creepshow es un homenaje a los EC Cómics de los años 50.  El guión es de Stephen King, está dirigida por el maestro del "cine  zombie", George A. Romero, y los efectos especiales corren a cargo de Tom Savini. Creepshow se divide en cinco cortes independientes unidos por la historia principal de un padre que no quiere que su hijo lea el comic de terror Creepshow. Este punto puede resultar baladí, pero es toda una referencia crítica al motivo por el que se dejaron de publicar los EC Cómics: las presiones provocados por sectores conservadores. Aquí resulta crucial la hipocresía de un padre que no deja a su hijo leer cómics de terror; pero que es asiduo a la pornografía y maltrata a su hijo (aunque esto no quedará sin consecuencias, como nos desvela el último tramo de la película).

Como homenaje a los EC Cómics, Creepshow,  no oculta sus referencias tanto en temática como en la forma; con encuadres clavados a viñetas, colores chillones y humor negro a raudales. Los personajes (interpretados por Leslie Nielsen, Ed Harris, Ted Danson o el propio Stephen King, entre otros) sobreactúan, pero es una sobreactuación completamente justificada con la temática y el tono caricaturesco de las historias.

En cuanto a la temática, campan a sus anchas los zombies que buscan venganza (cómo no , tratándose de una película de Romero), así tenemos "El día del padre" y "La marea" (mi favorita, con una escena que me recuerda al final de "El pirata barbanegra" de Raoul Walsh, y un Leslie Nielsen que hace un papel soberbio de cabroncete). Formas de vida extraterrestres en "La solitaria muerte de Jordy Verrill" (protagonizada por Stephen King), una clara referencia a "El color surgido del espacio" de Lovecraft. Monstruos demoníacos en "La caja" y , por último, las cucarachas dan forma a la historia más asquerosa de toda la película : "La invasión de las cucarachas".

En definitiva, una película muy entretenida que disfrutarán más los lectores de cómics o quien guste de una buena sesión de humor negro con una pizca de terror.

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA

Ficha técnica y artística

Trailer







El chico de oro (1986, Michael Ritchie) The Golden Child


Chandler Jarred, un detective especializado en la búsqueda de niños desaparecidos, es requerido para encontrar a un niño muy especial, "El chico de Oro", un niño nacido cada mil años para evitar que el mal se apodere del mundo. Chandler es "El elegido", el hombre predestinado según la profecía del oráculo de Neuchung para liberar a "El chico de oro" de las garras de Sardo Numspa - un demonio enviado por Satanás para acabar con el niño e instaurar el infierno sobre la tierra -. Para ello, Jarred estará acompañado de Kee Nang, una bella mujer que le desvelará la verdadera naturaleza del problema al que se enfrentan.

 

Un caso perfecto de como, en los ochenta, lo fantástico desbordó sus ya de por sí difusos límites e inundó multitud de películas. Sí, una de las características de esta década no sólo es la gran cantidad de producciones del género fantástico, sino la incursión de éste, en su más amplia acepción, en todo tipo de temáticas que perfectamente podrían serle ajenas. Sin embargo, encontramos ejemplos por todas partes: aventuras juveniles como "Una pandilla alucinante" o "El secreto de Joe",  películas de acción como "Los inmortales", románticas como "Sueños eléctricos" (1984) ... Por no decir trilogías como "Regreso al futuro" o "Indiana Jones"; películas , todas ellas, que se vieron en mayor o menor medida contagiadas por la temática fantástica. Así, El chico de oro, no sólo es una película de acción, humor y aventura, sino que la eterna lucha de las fuerzas del bien y el mal, copa muchos de sus fotogramas. Puede también considerarse como ejemplo de la "fiebre oriental" que se puso de moda con esa ingente cantidad de películas de artes marciales - con "Karate Kid" a la cabeza - que nos bombardeaban desde las estanterías del videoclub o la pantalla grande. Por esa mezcla de humor, acción, aventura y fantasía tamizada por la imaginería oriental  no queda más remedio que relacionarla con esa maravilla de lo friqui llamada "Golpe en la pequeña china" (1986), estrenada además el mismo año y que, a pesar de que hoy día, quizás reciba mejor consideración, en el año de sus estreno fue barrida en la taquilla por la película que nos ocupa.


El chico de oro es una película sumamente entretenida y puramente divertida en la que la acción transcurre veloz de forma que apenas quede tiempo para reflexionar sobre lo descabellado de algunas de sus situaciones (o de su propuesta). En esto ayuda la ágil dirección de un veterano todoterreno como Michael Ritchie, quien  ha tocado desde la serie televisiva pasando por el drama , la comedia, la acción o el eclecticismo que nos ocupa. Entre algunas de sus películas más conocidas se encuentran la comedia "Fletch , el camaleón" (1985) protagonizada por Chavy Chase o "La isla" (1980), una adaptación de la novela homónima de Peter Blenchy con Michael Cane. Otra baza a su favor - junto con la exótica belleza de Charlotte Lewis (Kee Nang, la compañera de Jarred) -  es la presencia imponente del malo malísimo, Sardo Numspa - encarnado por Charles Dance, ahora superconocido por su papel de Tywin Lannister en la serie  "Juego de Tronos"- todo un demonio, enviado por el mismísimo Satanás para matar al Chico de oro e instaurar su maléfico reinado sobre la tierra .  Por si esto fuera poco, el amigo Eddie Murphy no nos dará tregua a base de muecas y los habituales chascarrillos que lo hicieron tan popular, siendo algunas frases francamente divertidas como la de la cuchilla y el  "Kleenex" o la del aeropuerto con su "hermano Numsi",  y otras sencillamente antológicas como la del cuchilo. En cuanto a los efectos especiales, apartado fundamental tratándose de una película fantástica, son aceptables, destacando las escenas de la lata de refresco y la de la lucha contra el demonio - en las que se emplea la técnica "Stop motion" -

Yo, yoyo, yoyoyo yo quieeerrrooo el cuhiiiilloooo. Por faaavoorrrr ...
 Así que ya sabéis queridos lectores. Preparaos para pelear con una banda de moteros, conocer a gente y a seres fuera de lo común, vivir el amor de Chandler Jarred y Kee Nang, viajar al enigmático Tibet para recuperar un cuchillo de otro mundo y enfrentaros a hordas maléficas. Pero no temáis, este viaje no lo haréis solos, disfrutaréis de buenísima compañía y, por supuesto,  mucha diversión. Todo de la mano de "El chico de oro".

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA

 
¡Mi hermano Numsi me ha perdonado!
 Ficha técnica y artística

TRAILER


Escena "Yo quiero el cuchillo"



Muertos y enterrados (1981, Gary Sherman) Dead and Buried


Dan Gillis, el sherif del pueblo costero Potter´s Bluff, investiga una sucesión de asesinatos a cada cual más bizarro que comparten denominador común: todas las víctimas son forasteras.

 ¡Qué desperdicio! Pensaba según avanzaba “Muertos y enterrados”. Pero, ¡qué despropósito! Concluían mis pensamientos según se resolvía hasta dar con un final completamente irrisorio. Y es que si bien el inicio es prometedor, la cosa va perdiendo fuelle hasta quedar como un globo pinchado. ¿La culpa? Un guión que si hubiese recibido un tratamiento de comedia negra – de hecho esa fue la intención original – hubiese dado un resultado meritorio, pero que al intentar ser una película de terror al uso decir que da vergüenza ajena es poco.

La cosa, como ya he dicho, comienza bastante bien, con una historia que atrapa con su suspense y que con una sucia ambientación (como sucia es la fotografía) potencia el elemento bizarro cristalizando en una gran atmósfera. Además, el aire retro setentero le da un toque todavía más macabro. Y es que la trama de unos vecinos que se cargan a todo osado visitante con la consecuente investigación policial para clarificar tan horrendos crímenes, no puede menos que clavar al espectador en su butaca e inocular a éste con el intríngulis necesario para no moverse hasta desvelar el quid de la cuestión. Pero no, lo prometedor da paso a lo chabacano y lo intrigante al desinterés por una historia que ya te da igual como termine y de la que lo único que esperas es que finalice como ha transcurrido; con más pena que gloria.


Es una pena porque el tema, a priori, ofrecía muchas posibilidades, y el final podía haber sido antológico; del estilo de – esta sí película de culto – “El hombre de mimbre” (1973). Pero Gary Sherman (Poltergeist III) desaprovecha completamente lo que la historia podía haber dado de sí y es a partir de su mitad cuando el desfase es brutal y el resultado delirante. Son demasiados los peros que hay que pasar por alto en su desarrollo, demasiadas lagunas argumentales y demasiada la voluntad para hacer creíble muchas de las secuencias (y esto lo digo aceptando de lleno su planteamiento de película de terror “sobrenatural”, no criticándolo). La credibilidad, en definitiva, es nula; zombis asesinos que aparecen de la nada, transiciones físicas hacia la decrepitud sin progresión, crímenes chapuceros (el del hospital es absurdo a más no poder por su resolución ), arbitrariedad en cuanto al uso de las normas que caracterizan a los muertos vivientes, tramposa hasta la extenuación en las relaciones de sus protagonistas… Poco más puedo decir sin desvelar al lector el núcleo de la historia.

La verdad que no me explico por qué esta película es considerada “de culto” (tanto en su clasificación por género en webs especializadas como por algunos de los comentarios que se leer por la red). La fantasía, dentro de su propia concepción, tiene unas normas que no pueden (no deben) saltarse a la torera, y si se hace – si no se trata de una parodia – restará muchos puntos en cuanto al resultado de la obra.  Y , en efecto, así sucede en “Muertos y enterrados”, pese a sus buenos momentos (que también los tiene) decepciona para convertirse en un quiero y no puedo.

GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA


TRAILER