Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

El héroe y el terror (1988, William Tunnen) Hero and the Terror



Ochenters”, cogemos hoy nuestro Delorean para irnos al año mil novecientos ochenta y ocho, año de estreno de la película que nos ocupa y la cual después de casi treinta años, me sigue dejando tan buen sabor de boca como el que me dejó cuando la vi con once años, para que veáis como cambian los tiempos, que ahora no me dejarían verla en el cine si no fuese acompañado y ésta la vi solo.

SINOPSIS:

El detective de homicidios O’Brien ( Norris) es conocido como el ¨Héroe” tras haber apresado tres años atrás al asesino conocido como el “Terror”, Simon Moon. Pero Simon escapa de su confinamiento y vuelve a cometer sus atroces crímenes, siendo O´Brien el único capaz de acabar con él.

OPINIÓN:

Basada en la novela de Michael Blodgett del mismo título y cuyo guión fue también escrito por dicho novelista, la película es un oscuro thriller de lo mejorcito que hemos visto en la filmografía de Chuck Norris, aderezado esta vez con algo de humor , que realmente es de agradecer en una película tan oscura.



Si queréis poneros en forma no tenéis más que ver las escenas en el gimnasio de Chuck junto al malogrado Steve James y os van a entrar ganas de levantar cien kilos en press de banca y si queréis poneros a correr, el malogrado Steve James os puede enseñar a poneros en forma…dentro de un teatro y a pecho casi descubierto. Si es que ya no se hacen películas así leches, que no se toman en serio y que encima te permiten disfrutar de un buen rato delante de la pantalla y si encima tenemos a un villano como Jack O´Halloran, pues tenemos el menú completo.

Para quien no lo reconozca tras esa capa de maquillaje blanco, que parece un zombie, resulta que nuestro villano es Non, sí, uno de los villanos de otra mítica película ochentera como es “Superman II” y además el diálogo es prácticamente idéntico al de dicha película, correcto, no dice ni mú, ni falta le hace, porque con su pose simiesca, sus andares que parece que está a medio camino entre el hombre de Cromagnon y el gorila King-Kong y su cara de sádico, da el prefil para encarnar al psicópata asesino de la película y que sin desmerecer a Chuck, para mí es el protagonista de la película.

Las escenas en las que comete los asesinatos sin razón alguna y la pelea final con Chuck Norris, hacen de él un oponente que con su inmensidad, roba planos a nuestro “Héroe”. Su muerte es muy digna, casi decir la única muerte capaz de acabar con él, una caída espectacular contra el aforo del teatro desde una gran altura y muy bien rodada por William Tannen que ya tenía experiencia en este tipo de cine de asesinatos gracias a haber sido el realizador de “Flashpoint” (1987).



Como curiosidad cabe decir que fue la última película producida por Menahem Golam para Chuck Norris y también para Steve James aunque éste aún haría con Cannon American Ninja III.

Y un último apunte, hay una escena en el puerto en el que Chuck Norris está cocinando unos huevos en un puesto ambulante y es presentado a unos clientes como Carlos…su verdadero nombre.

Buena película, de lo mejorcito de Norris, es una de las que son imprescindibles en su filmografía y si no la queréis ver por él, al menos hacerlo por disfrutar de Jack O´Halloran y del carisma del malogrado Steve James.

Por Molano