Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Monstruos y laberintos / En el umbral del juego (1982, Steven Hilliard Stern) Mazes and Monsters


La ignorancia sobre los Juegos de Rol




Antes de que en 1994 el crimen perpetrado por los jóvenes Javier Rosado y Félix Martínez, así como la vergonzosa actuación de los medios de comunicación, manchasen para siempre la reputación de los juegos de rol en España; en Estados Unidos, a principios de los 80, ya se cuestionaba abiertamente la influencia que los juegos de rol podían ejercer sobre los jóvenes norteamericanos.
Es por ello que en 1981 la novelista Rona Jaffe publicaba “Mazes and Monsters”, una novela oportunista de gran éxito que supo aprovechar los casos de accidentes o suicidios acaecidos en Estados Unidos a finales de los 70, durante partidas en vivo de “Dungeons & Dragons” llevadas a cabo por estudiantes universitarios.
Así mismo, y debido al tremendo éxito de D&D, varios medios de comunicación así como algunos analistas, pusieron el foco de atención sobre este tipo de juegos advirtiendo a los padres sobre los posibles efectos negativos que podían causar en sus hijos. Cabe destacar que nos encontrábamos en un contexto donde dichos juegos acababan de nacer, y donde, a excepción de los que jugaban a ellos, el resto desconocían prácticamente el contenido o la manera de jugar a los mismos.
Por ello, la cadena CBS decidía comprar los derechos de la novela, y producir en 1982, esta película televisiva. Una película que sin proponérselo, cobraría gran importancia por ser el primer film en el que Tom Hanks interpretaba un papel protagonista.


El nacimiento de una estrella del cine


Cierto es que el verdadero debut cinematográfico de Tom Hanks se produce en la película “Sabe que estás sola” (1980), una de las tantas versiones sobre asesinos en serie estrenadas a la sombra del tremendo éxito de “Halloween” (John Carpenter) en 1978. Sin embargo, esta es la primera película donde interpretaría un personaje protagonista.
Y aunque nos encontramos ante una pequeña producción para la televisión, Tom Hanks destaca por encima del resto de sus compañeros interpretando al joven “Robbie Wheeling”, brillante estudiante universitario que muestra problemas de esquizofrenia a raíz de jugar partidas en vivo del juego de rol ficticio “Mazes and Monsters”, no siendo capaz de discernir entre el mundo imaginario y la realidad.
Este pequeño gran papel serviría para que los grandes productores de Hollywood fijasen la mirada en Hanks, y le brindasen dos años después, la oportunidad de triunfar en la meca del cine con dos estupendas producciones, “Un, dos, tres… splash” y “Despedida de soltero”, ambas de 1984.
Así que todo aquel que se decida a dar una oportunidad a esta cinta por primera vez, vislumbrará esos incipientes rasgos en el papel de Tom Hanks que más tarde le irían convirtiendo en uno de los actores más aclamados de todos los tiempos.


Pequeña producción televisiva bien realizada


“Mazes and Monsters” no deja de ser lo que es, un film con tintes dramáticos realizado para la televisión, y que habría caído en el olvido más absoluto si no fuera por la participación de Tom Hanks. Sin embargo, para todas aquellas personas que hayan jugado a juegos de rol, como es mi caso, o para todas aquellas personas que hayan sentido cierta curiosidad por los comienzos del fenómeno rolero a finales de los 70 y principios de los 80; creo que esta película significa una pieza muy valiosa para entender aquel contexto histórico muy alejado del actual.
Los medios son pocos y eso lastra los efectos, el maquillaje, la fotografía, el montaje, el sonido, etc.; aun así, la historia es interesante, los personajes están bien interpretados, los cambios de situación entre el mundo real y fantástico están bien resueltos y la película se cierra de manera excelente.
Y pese a que el mensaje central no es más que una advertencia sensacionalista sobre el perjuicio que los juegos de rol pueden causar en personas con ciertas patologías, al menos si guarda un respeto por este tipo de juegos y sus jugadores, cosa que no hacen ciertos productos patrios como “Nadie conoce a nadie” (1999) o “El corazón del guerrero (2000), cuyos resultados caen en los tópicos más deleznables.

Añoranza por los Juegos de Rol



Creo que todo aquel que haya jugado a este tipo de juegos durante los años 80 y 90, y vea la película, sentirá una especie de tristeza al recordar unos tiempos que no volverán… Aquellos tiempos donde te reunías con los amiguetes en casa de alguno de ellos, y echabas la tarde jugando al “D&D”, “Rolemaster/Merp”, “La llamada de Cthulhu”, “Runequest”, “Aquelarre”, “Star Wars”, “Cyberpunk”, “Vampiro”, etc… comienzo pizza y patatas, con tus fichas de personaje y lanzando aquellos maravillosos dados de 4, 6, 8, 10, 12 y 20 caras…
Miro atrás, y cuantísimos buenos recuerdos me vienen a la cabeza, y también siento cierta alegría porque el sector de los juegos de mesa vive un periodo de gran éxito, muchos de ellos basados en los “Mitos de Cthulhu” o variantes de “D&D”, y como todavía hoy en día se venden algunos juegos de rol en excelentes ediciones, sin la mancha que de manera tan injusta cubrió durante los años 80 y 90, a esta forma de entretenimiento que incentivaba el amor por la lectura, las relaciones sociales y la curiosidad por diversas disciplinas.

Animo a todas aquellas personas que lean este artículo y que no hayan visto esta película, a que la den una oportunidad, creo que no se arrepentirán.

por Rafael Fernández Moreno