Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en mi colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dio una década.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Cocoon (1985, Ron Howard) Cocoon


Un grupo de científicos llega a la costa de Florida bajo el pretexto de la búsqueda de unas conchas marinas gigantes. Según van encontrado estas conchas las depositan en la piscina de un hotel cerrado. Tres ancianos residentes en el asilo cercano al hotel descubren que al bañarse en esta piscina su energía y vitalidad aumentan y que su proceso degenerativo causado por el envejecimiento o la enfermedad se detiene.  La realidad que se esconde tras esto hechos sorprendentes es que las conchas son capullos de naturaleza extraterrestre (cocoon es capullo en inglés). Los investigadores son en realidad unos extraterrestres provenientes del plantea Anterea  que tratan hacer regresar a sus congéneres hibernantes en esos capulllos  desde hace 10.000 años, tras el hundimiento de la Atlántida…



El nombre de un tal Robert Zemeckis era el que, en principio, iba a figurar en los títulos de crédito (llegó a trabajar un año en su desarrollo) como director de Cocoon. Pero tras los fracasos comerciales de Locos por ellos (1978) y de Frenos rotos, coches locos (1980), unido a que la 20 Century Fox (tras valorar su avance) supuso que Tras el corazón verde (1984) iba a materializarse en otro batacazo, lo despidió y contrató a un Ron Howard  que sí había tenido éxito en taquilla con Un, dos, tres… Splash (1984). Tras el corazón verde fue, sin embargo, la película que permitió a Zemeckis rodar su mayor éxito: Regreso al futuro; pero esa es otra historia…

Para interpretar a los ancianos se eligió a un elenco actoral de veteranos como Don Ameche (quien ganó el  Oscar a mejor secundario en esta película), Wilford Brimley, Hume Cronyn, Jack Gilfort, Maureen Stapleton, Gwen Verdon, Herta Ware y Jessica Tandy.  Otros actores muy conocidos son  Brian Dennehy (el sherif de Acorralado), el entonces estrella ochentera Steve Guttenberg (el gran Mahoney de Loca academia de policía) y la joven promesa Barret Oliver (La historia interminable). La mayoría de ellos repitieron rol en la secuela Cocoon: el regreso (1988). Señalar como curiosidad que Hume Cronyn y Jessica Tandy fueron matrimonio en la vida real y participaron en varias películas juntos; entre ellas se encuentran las dos partes de Cocoon y otra de extraterrestres buenos : Nuestros maravillosos aliados (1987).
Esta amplia franja de edades del elenco electoral ayudó sin duda a su éxito al poder identificarse sectores de casi todos los públicos con los personajes: los ancianos del asilo, el joven nieto (Oliver) y la historia de amor entre dos treintañeros (Gutenberg y Tahnee Welch).




Cocoon es una historia de extraterrestres muy cándida , dulcificada y, por qué no decirlo, infantil: desde el modo en que los extraterrestres se camuflan, a su apariencia ingenua o al hecho de la confianza ciega que depositan en los humanos al permitirles bañarse en su piscina con tal de que guarden el secreto.
Nos encontramos frente a producto dirigido a todos los públicos de espíritu puramente spielbergiano que nos recordará irremediablemente a películas como E.T , Encuentros en la tercera fase o la ya nombrada Nuestros maravillosos aliados. Películas en la que los extraterrestres son muy buenos y en las que sólo la maldad o la estupidez del hombre pondrá en peligro una relación que de otro modo resultaría idílica: en este caso los ancianos saltan en masa a la piscina poniendo en riesgo la vida de los visitantes.

Pese a ello, no nos olvidemos que en los ochenta  temas que hoy serían imposibles en una producción destinada a todos los públicos  se mostraban de manera natural. Así , en Cocoon, la vejez, la enfermedad, la muerte, las relaciones sexuales entre ancianos e incluso entre humanos y extraterrestres …campan a sus anchas.



Comercialmente resultó un éxito al recaudar más de 76 millones de dólares en Estados Unidos con un presupuesto de 17 y medio. Aparte del Oscar al mejor secundario de Don Ameche ganó otro en la categoría de efectos visuales. Por cierto, la preciosa música es obra del difunto James Horner.



TRAILER


GERMÁN FERNÁNDEZ JAMBRINA

Marcado para morir (1982, James Fargo) Forced Vengeance



Cerramos ciclo de Chuck Norris en el blog, con esta película que habíamos dejado en el tintero, pero que no penséis que se nos había olvidado…aunque la verdad, no es ni por asomo de las mejores películas de Chuck, sino todo lo contrario de las más flojas para quien esto escribe, si bien, como aficionado a las artes marciales, tiene su buena dosis marcial.

Rodada tras “ Furia silenciosa”, la historia que nos trae esta película es como el título indica, una historia de venganza, una venganza de Randall ( Norris), contra Raimondi ( el siempre eficaz Michael Cavanaugh), por el asesinato de su padre y su hermano adoptivos en medio de una lucha por el control de las mafias del juego en la antigua colonia británica, ahora China de Hong Kong.

Dirigida por el mismo director de joyas de acción como “Duro de pelar” y “Harry el ejecutor”, James Fargo, la película en sí tiene un guión muy plano con frases del estilo “¿Por qué siempre la toman con mi sombrero?”, cada vez que quieren cabrear a Norris…si es que macho, que te vas a Hong Kong con ese sombrero tejano…pues con lo feo y cantoso que es, por mucho que te sirva en alguna ocasión para guardar una pistola, pues yo también haría lo mismo, es más lo lanzaría al fuego directamente, aunque viendo còmo se las gasta el Chuck, como que a lo mejor no merecería mucho la pena ¿o no?.



Luego hay escenas que son casposas del todo, ojo al momento en el que uno de los esbirros de Raimondi, se planta delante de Chuck Norris y empieza a hacer el numerito de los nunchakus al más puro estilo ( malamente, muy malamente, hay que decirlo) Bruce Lee y éste le enseña su pistola…el chino pone una cara parecida a la que ponía Bruce cuando negaba…otra vez malamente imitada y sale por patas…

Aunque no todo iba a ser malo, hay escenas muy explícitas y algo duras, como la de la violación y asesinato de la novia de Randall a manos del gigantón secuaz de Raimondi, Kam( KeijiShakaguchi en su debut en el cine), en presencia de un malherido Bob Minor compañero de Randall o por supuesto la escena en la que Randall se toma venganza contra Kam, en uno de esos momentos memorables que nos daba Chuck Norris, haciendo uso de su famosa patada giratoria y sus patadas laterales. La muerte de Kam, es otra de esas que te quedan grabadas con esa ventana degollándola.



Del villano Raimondi, pues poco que decir, apenas se le ve, pero cuando se le ve, merece la pena y para eso ved la escena de duelo que tiene con Randall en el barco, donde hace un buen uso del gancho, demostrando el porqué del duro entreno al que tuvo que someterse para estar a la altura de una pelea con Norris. Su muerte por ahorcamiento, es otra de esas que por su escabrosidad, son dignas de ver.

Hay una cosa que sí queda clara en el film y es su poco presupuesto, que quizás se iría la mayor parte en el sueldo de Norris y lo digo porque vemos las escenas de créditos iniciales, en las que Norris pelea con un malhechor en presencia de dos chicas, escenas rodadas con siluetas, al más puro estilo de las intros de James Bond y con ritmo oriental…bien, estas escenas son rodadas a cámara algo más lenta de lo normal, para apreciar las coreografías de lucha, pues cual sería mi sorpresa, cuando bien avanzado el metraje de la película, esas mismas escenas se repiten, pero a ritmo normal…

El caso es que la película  no es ni de lejos de las mejores de Norris, sólo mereciendo el visionado por las dos escenas antes mencionadas con Raimondi y Kam, es decir, que si estáis aburridos y no tenéis nada que ver, pues oye, ver a Norris soltando leches siempre ayuda,,,aunque sea un poquito.

 José María Molano