Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en nuestra colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dieron estas décadas.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

Panorama Eléctrico: una aproximación al Synthwave


Algo tendrán los 80 para que varias décadas después de su teórica conclusión continúen acompañándonos. Este hecho tan cierto como la muerte (que curiosamente no parece afectar a la época en cuestión) trasladado al ámbito de la música es algo incluso apreciable de una manera aún mayor: basta con encender el televisor y que no tarde en aparecer un anuncio cuyas imágenes se acompañen de una canción de aquellos años. Igualmente al navegar por el dial de una radio el encontrarnos con una emisora cuya programación verse mayormente sobre música de los 80 será cuestión de pocos segundos.

Jorge Manrique tenía toda la razón con lo de que "cualquier tiempo pasado fue mejor", es algo que no nos costará nada admitir echando la vista atrás y comparando nuestra juventud con el presente: simplemente fue una época más feliz, todo parecía más mágico y genuino que lo que vivimos ahora, tanto por aquella inocencia ya perdida como por el hecho de que aún no habíamos sido engullidos por la tecnología. Las canicas y las porterías hechas con 2 piedras han dado paso a las apps y las redes sociales, y buena parte de ese calor en nuestra interacción como infantes se ha perdido tras la frialdad de una pantalla de móvil, tablet u ordenador.

Sociologías aparte y volviendo a la música, si estás aquí leyendo esto seguramente compartirás mínimamente esa máxima de Manrique. Seamos claros: la música de hoy APESTA. Por supuesto me refiero a la comercial, a la que nos meten por todas partes, la que oyes cuando te montas en el autobús de camino al trabajo y que bien te estará esperando al llegar a éste; la que te pondrán en una de esas cada vez menos frecuentes salidas nocturnas, menos frecuentes no porque te hagas viejo/a sino porque, si tienes un mínimo de buen gusto te sentirás completamente fuera de lugar y tiempo. Y es que podrán decir que somos unos carcas por renegar de estos "artistas enlatados", vanos productos de sello discográfico y Autotune que parecen transmitir la idea de que para triunfar en la música lo menos importante es la música en sí.


Pero como es habitual toda transgresión suele encontrar una respuesta, aunque sea indirecta, y es aquí que la más comúnmente aceptada como mejor década musical parecía tener algo que decir al respecto. Y es que se venía diciendo desde hace mucho tiempo, normalmente por alguna estupidez relativa a la moda, pero ahora es completamente cierto que LOS 80 HAN VUELTO, es más llevan un tiempo con nosotros y mucha gente no se había percatado hasta la irrupción de otras variables en la ecuación como el rescate de algunas películas y sagas hollywoodienses de aquella década o el enganche originado por esa serie de televisión ambientada en los 80 que es Stranger Things. Porque los 80 nunca murieron, sólo se echaron a dormir, toda vez que quienes tuvimos la suerte de vivir en esa época hemos mantenido encendida la llama en nuestro interior.


Así pues, no sólo íbamos a comprobar el despertar de los 80 a través del cine y la televisión, musicalmente nos encontramos ante un fenómeno que, si bien no es el único esfuerzo por traer de vuelta el sonido ochentero, merece especial atención por el simple hecho de que se ha creado una verdadera comunidad en torno al mismo, una muy auspiciada por el auge de las redes sociales. Este fenómeno no es otro que el Synthwave, también conocido por otros nombres como el Retrowave que, aunque parte esencialmente de mediados de los años 2000, es a principios de la década de 2010 cuando logra un pico de notoriedad, ello gracias entre otras cosas a que éste sonido puede apreciarse en una película como "Drive" con Ryan Gosling compartiendo elenco con Bryan Cranston, Christina Hendricks y Ron Perlman, algo que sin duda contribuyó a que canciones como el "Nightcall" de Kavinsky o "A Real Hero" de College junto con Electric Youth llegaran a un mayor público al cual de seguro esos sintes ochenteros les causarían tanta extrañeza como curiosidad al comprobar que efectivamente no eran realmente canciones de los 80 pero tenían un "no sé qué" que automáticamente le hacía volver la vista atrás.


Por todo esto, el concepto del Synthwave (actual) se puede resumir en música hecha hoy (con las ventajas y la producción de sonido que ello comporta) pero que suena a la del ayer (buscando ese encanto o esa magia que la música mainstream actual ha perdido notablemente por el camino). Dentro del Synthwave podemos encontrar diferentes clases o corrientes que confluyen de manera tan estrecha como paralela y esto es así porque, a pesar de que entre unos y otros artistas de este subgénero se puedan apreciar ciertas diferencias, al final todos se suelen rodear de una estética e imaginería similar en las portadas de sus discos, en los videos que acompañan a sus canciones, en las camisetas que lanzan al mercado y por supuesto, una marcada influencia ochentera en el uso de teclados y sintetizadores. Luces de neón, máquinas recreativas, las palmeras y las chicas en bikini y patines del paseo marítimo de alguna playa californiana, los coches deportivos clásicos, paisajes que parecen sacados de la película "Tron" o de alguno de los ordenadores de maricastaña (véanse Amstrand, Spectrum, etc...) son sólo algunos de los elementos de esa citada imaginería con la que el Synthwave se viste a la hora de inspirarse en la creación de su sonido o para acompañar a éste.


Por un lado podemos encontrar ese Synthwave vocal en el cual, además de la voz, la melodía juega un papel fundamental. Un claro ejemplo de esto lo encontramos en Le Cassette, proyecto encabezado por Adam Mcnab, el propietario de la que es comúnmente aceptada como la mejor voz dentro del estilo. Con sólo un disco en su haber ("Left To Our Own Devices" de 2014) Le Cassette ya cuenta con una auténtica legión de fans cuya paciencia parece ser que se verá recompensada en breves con el lanzamiento de un EP y un posterior LP, porque lo bueno siempre se hace esperar. Otras grandes voces y proyectos del Synthwave vocal los encontramos en los rusos Tesla Boy, la canadiense (y muy colaborativa con otros artistas) Dana Jean Phoenix, la banda finlandesa Freeweights, el enigmático (y en constante evolución) Trevor Something o el español (y genial) Maxthor quien además de haber hecho covers de algunos temas épicos de los años 80, cuenta con lanzamientos que aunque todavía escasos no dejan de ser sobresalientes.


Por otra parte, está el Synthwave más "arcade" por así decir, encontrándonos aquí con proyectos en los que la voz queda (en el 90% de los casos) desterrada frente al total y absoluto protagonismo de una programación en ocasiones desbocada. Los temas de este tipo de Synthwave están ampliamente infuenciados y de hecho podrían confundirse fácilmente con la banda sonora de videojuegos y películas retrofuturistas de los 80 (rozando en ocasiones o llegando incluso a lo Cyberpunk) de no ser por las ventajas de la anteriormente citada producción de hoy en día. Tal es el calado de este tipo de Synthwave que de hecho ha llegado a conformar la banda sonora de múltiples videojuegos entre los cuales destaca sin duda Far Cry 3: Blood Dragon, título que rezuma genialidad retro no sólo en el apartado musical (a cargo completamente de Power Glove) sino también en el aspecto visual y prácticamente en todo lo demás. Otros grandes artistas de este Synthwave no vocal serían Perturbator, Lazerhawk, Betamaxx, Dream Fiend y un larguísimo etcétera. En España tenemos como máximo representante a Nightcrawler.


En los últimos tiempos han ido surgiendo otros tipos de Synthwave como por ejemplo el oscuro o Dark Synth, el cual está más directamente influenciado o parece evocar a las bandas sonoras de películas de terror de los 80 añadiendo a sus pistas sonidos y elementos horripilantes y asustadizos normalmente sobre una base electrónica mayormente rápida. Entre los artistas más destacados del Dark Synth tenemos a Carpenter Brut, GosT e incluso gente como Nightcrawler y Perturbator anteriormente citados, pues no es raro encontrar en su experimentación a gente que haga uno y otro tipo de Synthwave, en ocasiones de oficio y en otras a través de las colaboraciones.


Todo esto no viene a ser sino un vistazo muy general sobre el Synthwave para cuya comprensión y apreciación reales se precisan horas y horas de escucha musical, algo para lo que es ciertamente recomendable empezar a través de los fantásticamente adornados videos en youtube, publicados bien por los propios artistas, bien por los principales sellos discográficos en los que éstos se mueven, destacando soberanamente New Retro Wave (el cual arrastra consigo además una auténtica comunidad) y Telefuture Records.



Mi consejo respecto al Synthwave es ser paciente y no creer que escuchando 3 o 4 canciones se conoce o ya se ha escuchado todo lo que se tenía que escuchar para poder juzgar puesto que, como he expuesto anteriormente, el Synthwave es bien diverso y el que no es apropiado para una persona, lo será sobremanera para otra.

El Synthwave no es el único esfuerzo de cara a que los 80 continúen con nosotros musicalmente, pero esto lo veremos más adelante aquí, en el blog de Cine de los 80.

Por Root Wounds.

Colección de figuras de Campeones





Colecciona las figuras de Campeones Oliver y Benji trasladará a los fans de la serie a los momentos más entyrañables de su infancia. Realizadas en PVC y pintadas a mano, esta selección de figuras de 12 cm. recoge a personajes míticos de los años noventa como Oliver Atom, Benji Price y Mark Lenders, entre otros.


Cada entrega se compone de una figura y una revista especializada que descubre todos los secretos de Campeones: la historia de los protagonistas, las técnicas más destacadas de cada jugador (el Tiro del Tigre de Mark Lenders, el Tiro del Halcón de Everett, la Catapulta Infernal de los gemelos) y los momentos de la serie que más nos hicieron sufrir, reír y vibrar de emoción.



Aquellos interesados en completar la colección pueden suscribirse ya en la web de Altaya



 Además, si lo hacen antes del 23 de enero, recibirán de regalo dos figuras exclusivas: El Tiro Combinado de Oliver y Benji y el Tiro del Tigre de Mark Lenders, ambas espectaculares por su tamaño y su movimiento.


Jungla de cristal (1988- John Mc Tiernan) Die Hard


Yippeee-ki-yay, motherfucker, vamos, ¿quien no ha oído esa frase salir de la boca de Bruce Willis, quien de vosotros/as no la ha escuchado y rápidamente sabe de que película estamos hablando, quien, ninguno/a verdad?. Pues lo mismo me pasa a mí y más en estas fechas que se aproximan, porque queridos ochenters, la jungla de cristal es una de las mejores películas navideñas que he disfrutado en mi vida y a aquellos/as que aún no la hayáis visto, os voy a dar un pequeño repaso de lo que esconde una de las mejores películas dirigidas por el mago del cine de acción de los ochenta, John Mc Tiernan

SINOPSIS:
John Mc Lane( Bruce Willis) es un rudo policía neoyorquino que va a pasar la Navidad junto a su mujer y sus hijos y que lamentablemente verá como lo que se suponía que iban a ser unas dulces vacaciones, tornan en un intento secuestro,robo y extorsión por parte de unos terroristas del Este de Europa que toman la torre Nakatomi donde se celebra una fiesta de Navidad con la mujer de John como una de las jefazas. Lo que ocurre a partir de la irrupción de los terroristas se ha convertido en historia del cine de acción.

OPINIÓN:
Para quien os escribe, esta película es una de las mejores del cine de acción de los ochenta. Va directa al grano y sus casi dos horas son un disfrute de explosiones, acción, humor y sobre todo una magistral interpretación de Bruce Willis que aquí da rienda suelta a todo su genio artístico de modo que a partir de este film se convertiría en uno de los mejores actores de acción de su generación.
Varios condicionantes me inducen a pensar que esta obra maestra del cine acción tuviese tanto éxito.
La primera es saber quien estaba detrás: un director como John Mc Tiernan y un productor como Joe Silver. Dos hachas que habían tenido éxitos como Predator (1987) en el caso de Tiernan o Comando (1985), Arma Letal (1987) y Predator (1987), en el caso de Silver. Si a eso le sumas que estaba basada en una aclamada novela de Roderick Thorp ( Nothing lasts forever 1979)  y que Michael Kamen  estaba al mando de la música, pues era difícil que el cocktail saliese mal...sin olvidarnos de que el guión fue realizado por el novelista y Steven E. de Zouza, a quien debemos la serie V (1984), 48 horas (1982) o Perseguido (1988) entre otras.
Con tales mimbres, el equipo de rodaje, atiborrado de cafeína, tenía que rodar durante largas noches las complicadas escenas de acción que podemos ver en la torre Nakatomi y digo de noche, porque Willis rodaba Luz de Luna de día y de noche se trasladaba a los decorados de la FOX para poder rodar. Decía Willis que el papel tenía ese corte de tan tomarse las cosas a la ligera, porque a los policías con los que había preparado el papel, les gustaba un tipo de humor muy negro y una especie de sentido del deber que les hacía tener respeto pero no miedo a lo que hacían, de ahí ese tono de pasarse las órdenes por el forro e ir por libre que vemos a lo largo de toda la película. 
Un valor añadido a la película son los set-pieces espectaculares que podemos ver en determinados momentos, como la voladura de la azotea por parte de los villanos, la de una planta entera por parte de Mc Lane, o aquella en la cual nuestros malvados germanos acaban con un carro acorazado de la policía neoyorquina con un lanzacohetes o la violencia explícita que hoy en día es difícil de ver en el  cine de acción actual, como la escena en la que literalmente, destroza las piernas a balazos de los terroristas o la sangre fría del villano Hans Gruber ( Alan Rickman) al ejecutar al jefe de Nakatomi  o al colaborador de éste, de un balazo en la cabeza sin dudarlo.

Alan Rickman que por cierto hizo muy buenas migas con Willis y que a sus 41 años hacía su debut en Hollywood, encarnando a un frío pero brillante villano alemán, que dio mucho que hablar por aquel entonces, ya que el alemán que nuestros villanos hablan no era correcto gramaticamente, menos el de Rickman que a pesar de ser inglés tenía una dicción apabullante, incluso para imitar el acento yankee, cosa que podemos ver especialmente cuando se visiona la película en versión original. Junto a él brillaba otro actor muy de moda en aquella época por su brillante aparición en Esta casa es una ruina ( 1986) , Alexander Godunov y que cerca del final de la película tendría una escena intensa y llena de acción con Bruce Willis, de donde el pobre saldría muy "colgado".

Si por algo destacaba La Jungla respecto a otras películas de los actioners  de los ochenta, era por unos diálogos más trabajados, si bien el mérito hay que dárselo a la capacidad de improvisación de todos los actores, especialmente de Willis, ya que de todo lo escrito, apenas unas cuantas líneas de diálogo originales salieron en la película, especialmente aquel monólogo de Willis en los conductos de ventilación o frases como "9 millones de terroristas en el mundo y se me ocurre matar a uno que tiene pie de mujer". Aunque tiene un personaje un común con casi todas aquellas películas de los ochenta: Al-Liong conocido como "el chino que siempre la palma" y aquí no iba a ser menos, porque el pobre acaba acribillado por Willis.

Por último quiero mencionar a un personaje para mí entrañable, por cuanto tuve la oportunidad de disfrutar de él en televisión en su papel del bonachón Carl Winslow ( Cosas de casa) , Reginald Veljohnson ( Sgt Al Powell) que aquí era el enlace de Willis  con el exterior y que posteriormente aparecería en la secuela.

Como anécdota, deciros que la famose torre Nakatomi es actualmente la sede de FOX, se ve que tras cargársela, con la nueva mano de chapa y pintura les gustó tanto como para quedársela en propiedad.

CONCLUSIÓN:
Como una de las mejores películas del cine de acción de los ochenta, no ha envejecido nada mal con el paso de los años, algo, cosa normal por otra parte, el tema de los FX, aunque en pocas escenas, ya que las explosiones que podemos ver, fueron en un amplio porcentaje hechas de manera artesanal para que luciesen lo más realistas posibles.
Es una de las mejores interpretaciones que Bruce Willis ha hecho en toda su carrera( lamentablemente la está cagando con las secuelas) y creó un icónico personaje, ídolo para muchos de nosotros, puesto que era el típico personaje con el que te podías identificar, fuera del ámbito de los musculados Arnold, Stallone o Van Damme aparte de ser un tipo afable, simpático y campechano, con el punto justo de chulería como para que uno lo tomase como referencia cinéfila en aquella y posteriores épocas.

Nota Cine de los 80: 9/10

Reestreno de Gremlins en cines

Aquí tenéis las fechas y el listado de cines donde se reestrena Gremlins.

Gracias a los amigos de 39 escalones.


Solo En Casa (1990, Chris Columbus) Home Alone



Queridos Ochenters, hoy os traigo un comentario sobre una película afincada en nuestra infancia y que respira Navidad por todos lados, de hecho podríamos decir que esta película es a la Navidad lo que Bing Crosby a los villancicos (os guste esta festividad o no, que es irrelevante)
Os hablo ni más ni menos que de “Solo En Casa”, dirigida por Chris Columbus y escrita por John Hughes, que quizás así no os suenen de nada, pero el señor Columbus tiene en su haber, ya sea como director o guionista, algunas joyitas como “Los Gremlins”, “Los Goonies”, “Harry Potter Y La Piedra Filosofal” o “Harry Potter Y La Cámara Secreta”, y, además de éstas, está metido en faena con “Gremlins 3” y “Los Goonies 2”

Hughes por otro lado, también atesora alguna entretenida comedia familiar como “Solos Con Nuestro Tío”, la desternillante “Mejor Solo Que Mal Acompañado” o la película que nos ocupa, “Solo En Casa” y su secuela “Solo En Casa 2, Perdido En Nueva York”.

Centrémonos en lo que nos ocupa, estamos hablando de una de las comedias familiares más famosas de todos los tiempos, con un Macaulay Culkin en la cima y unos “secundarios” de infarto.

Pero como siempre, vamos a ponernos en situación. Estamos ante La Familia McCallister, familia de siete miembros y como es normal en estos casos, el desorden y el caos reina. 


A esta familia, ya de por sí superpoblada, se le suman el gorrón del tío Frank, hermano del padre de familia, y la tía Leslie con sus cinco hijos.


También tenemos a Heather, hija del tercer hermano de los McCallister, Rob McCallister y de Georgette que viven en París, pero que por estudios se encuentra en Chicago, lugar de residencia del resto de McCallister.


Bien, ordenado un poco esta caótica familia pasemos a desgranar la trama. Kevin McCallister, nuestro protagonista indiscutible, es el menor de cinco hermanos (ahí queda eso) y como suele pasar, el que se siente menos importante.
A parte, y durante las fechas navideñas, se encuentran conviviendo en la misma casa los tíos de Kevin, Frank y Leslie más sus cinco hijos (¡viva!) y la prima Heather, ya que todos van a viajar a París a reencontrarse con Rob y Georgette y así pasar las fiestas juntos.
En esta escena se nos presenta a casi toda la estrafalaria familia; por ejemplo a la madre de Kevin, Kate McCallister, interpretada por Catherine O’Hara


a la cual tengo mucho cariño desde pequeño y en especial por su Delia en Beetlejuice, a parte de sus papeles en el cine, con mayor o menor fortuna. Pero hay un papel en especial, que a muchos os encanta, y quizá no sepáis que ella dio vida a ese personaje (también con Tim Burton de por medio) Este personaje no es otro que…


Exacto, Sally de “Pesadilla Antes de Navidad”, uno de los personajes más queridos de los últimos tiempos del cine de animación.

También se nos presenta a Buzz, el hermano mayor de Kevin. Interpretado por Devin Ratray, que, a pesar de no haber dejado el mundo del cine, no ha hecho nada que haya tenido la misma repercusión.

"Kevin, serás pasto de mi tarántula"
Al primo que se orina en la cama, que no para de beber Pepsi y tiene que dormir con Kevin, Fuller.

"Fuller, bebe más despacio que te va a sentar mal" (Cejas cejas)
Al gorrón del tío Frank, que no piensa pagar nada ya que está en casa de su hermano

"Es la casa de mi hermano, él te pagará"

Y por supuesto, a Kevin McCallister, interpretado por Macaulay Culkin, que, tristemente, no supo llevar el éxito cosechado en su niñez, pero que sin él nada hubiera sido lo mismo…



Durante la cena de esa misma noche, y con un Kevin ya frustrado, éste discute con su hermano Buzz que se ha comido toda la pizza de queso, su favorita


por lo que termina castigado, y teniendo que dormir solo en el desván.

"¿Has visto el lío que has organizado?" Tío Frank

Pero antes de seguir, debo hacer un alto en el camino ya que aquí hay una de las curiosidades que más tarde aclararon Columbus y Hughes, y es que todos nos preguntábamos, cómo no se dan cuenta que falta Kevin en el embarque, si deberían de tener un billete de sobra ¿no? Pues no, en esta escena y durante la pelea vemos cómo se derraman las bebidas que está tomando la familia y caen sobre los billetes…



…que el padre de Kevin se apresura en secar, pero debido al estrés de la situación y sin percatarse, tira a la basura uno de los billetes de avión.


Así queda resuelto ese “fallo” de guion que muchos pensamos como tal en su día, pero que por la rapidez de la escena no nos llegamos a dar cuenta.

Bien, durante la noche, una fuerte tormenta derriba una rama de árbol sobre el tendido eléctrico y telefónico dejando sin luz e incomunicada a la familia, por lo que, sin despertador que los avise, llegan tarde a coger el avión. Acelerados y con un rápido recuento de cabezas de los niños por parte de la prima Heather, que toma al hijo cotilla de los vecinos que curiosea en las cosas de la familia McCallister por Kevin, se marchan. Al poco, Kevin despierta y ve que no hay nadie en casa.

Ya en el avión, y con el tío Frank queriendo robar las copas de champán que ponen en los vuelos de primera clase (cuñadísimo bien retratado) la madre de Kevin empieza a sospechar que algo va mal, que se les ha olvidado algo pero no sabe qué es, y aquí vemos una de las escenas más recordadas y que se repite en la secuela y es el grito desesperado de la madre de Kevin, Kate, al acordarse de su hijo, que no vio bajar del desván. 

"¡Kevin!"














Y aquí sigue la historia que como vemos no es más que una excusa para ponernos en situación. Ya con todos en su sitio, es cuando empieza a ponerse la cosa interesante, sobretodo porque entran en escena dos personajes que, para suerte de todos, casaron a la perfección como pareja cómica. Como ya supondréis, me refiero a “Los Cacos Mojados” Harry y Marv, interpretados por el imprescindible Joe Pesci y por el gran Daniel Stern.


Sinceramente, para mí al menos, ellos son el alma de la película. Son el gag puro del cine clásico basados en el “slapstick” de Keaton o Chaplin, pero esto lo trataremos más adelante, porque ambos merecen parte del texto.
Como ya sabemos, estos ladrones de poca monta se dedican a robar las casas que quedan vacías en Navidades y el premio gordo, es la casa de los McCallister. Creyéndola vacía deciden ir a robar, pero Kevin los engaña para que, al menos por el momento, crean que no se han ido. Tras varios intentos, Harry se percata de que Kevin está solo en casa


por lo que deciden ir a robar esa misma noche. Kevin, durante una breve visita a la iglesia y tras una charla con su vecino, el anciano descuartizador psicópata, decide que tiene que defender su casa cueste lo que cueste. 


Y aquí es donde realmente empieza la película, Además empieza de una manera sublime, ya que durante toda la escena en la que Kevin pone trampas y fortifica la casa, nos acompaña una gran partitura del maestro John Williams, encargado de engrandecer esta película con sus melodías, estamos hablando de “Setting the Trap” que os dejo a continuación para vuestro disfrute


El simple hecho de que esta película cuente con la participación de John Williams (Creador de otras grandísimas bandas sonoras como Star Wars, Indiana Jones, E.T, Superman, Parque Jurásico, La Lista de Schindler…) para crear su BSO, es un gran aliciente para volverla a ver y recrearse en ella, pues este hombre regala vida y vellos de punta con sus melodías.

Las inconfundibles notas que nos regala en esta comedia son pura delicia, por lo que os recomiendo que no dudéis en darle una oportunidad.  

Volviendo a la película y tras la preparación, comenzamos con una sucesión de gags que van “in crescendo” al igual que las risas, las cuales están más que aseguradas, si os gusta este tipo de humor.

Una escopeta de plomillos que apunta directamente a la frente de Marv que asoma la cabeza por la gatera.


Un pomo incandescente en la puerta principal que deja marcado a Harry con la letra M de McCallister


Un planchazo, literal, que Marv detiene con la cara.


O un soplete apuntando directamente a la cabeza de Harry, son sólo algunas de las escenas que harán que nos desternillemos en el sillón.


Veinte minutos de golpes y caídas que irán casando a la perfección, y que gracias a Joe Pesci y Daniel Stern, disfrutaremos más a medida que vayan recibiendo magulladuras, como por ejemplo, ¿os acordáis de los botes de pintura?

"Harry... Te falta un diente
Muchos descubrimos a Joe Pesci en esta película, sin saber lo que nos íbamos a encontrar si mirábamos atrás, pues venía de grandes películas como “Toro Salvaje”, “Érase Una Vez en América” o la tremenda “Uno de los Nuestros” acompañado de su amigo Robert De Niro, y lo que nos traería en el futuro, su breve aparición en “Una Historia del Bronx” (ya estáis tardando en verla si no la conocéis) o su agresividad explosiva en “Casino” Actualmente y para nuestra desgracia, se encuentra retirado de la interpretación, pero nos ha dejado joyas en el cine indiscutibles.


Daniel Stern, también retirado, tuvo una carrera más discreta aunque no escasa, quizá lo recordaréis en su papel “Cowboys de Ciudad” una divertida comedia que protagonizo junto a Billy Cristal o por su papel en la incomprendida película de comedia negra “Very Bad Things” A día de hoy está retirado del mundo del cine, pero podrás encontrarlo subiendo constantes videos cómicos en las redes sociales (desde su casa) para placer de sus fans.


Debo hacer mención especial al trabajo que hacen los actores de doblaje en esta película, sobre todo al grandísimo Salvador Aldeguer, que mimetiza a la perfección con Joe Pesci y como curiosidad, ¿sabéis quién dobla a Kevin en esta película, que hoy día es un famoso actor de doblaje? Más adelante daré la respuesta.
Es indiscutible que esta película se merece todos y cada una de las risas que consiguió provocar, ya sea porque es parte de nuestra infancia o porque le cogiésemos cariño a todos y cada uno de los personajes, es innegable que siempre será una comedia familiar a tener muy en cuenta, por algo la reponen todos los años desde que tenemos uso de razón.

Para ir terminando, os dejo con unas cuantas curiosidades, que tienen lo suyo.

-La película entró en el libro Guinness de los records como la película cómica que más había recaudado en taquilla, 533 millones de dólares.

-En una de las escenas finales, donde Marv y Harry consiguen capturar a Kevin donde Harry intenta morderle un dedo a Kevin, Joe Pesci realmente le mordió, dejándole una cicatriz a Macaulay Culkin.


-En el guion original, el tío Frank formaba parte del plan para robar la casa de los McCallister.


 -En la escena que Daniel Stern entra por la ventana descalzo, los adornos de navidad que pisa, son en realidad caramelos.


-El primo de Kevin, Fuller McCallister, es en la vida real Kieran Culkin, hermano pequeño de Macaulay Culkin


-Jeffrey Wiseman, el entrometido vecino que confunde Heather con Kevin al principio en el recuento de cabezas, se presentó al casting para conseguir el papel de Kevin McCallister y por un momento, lo fue (indirectamente)


-Uno de los secundarios de la película, John Candy, improvisó todas sus frases en la película.


-La foto que Kevin encuentra de la novia de su hermano Buzz, es en realidad un chico disfrazado, ya que Columbus veía cruel emplear la foto de una chica para reírse de ella.


-Una de las leyendas que podemos encontrar en esta película es la de que el rey del rock, Elvis Presley, aparece en una de las escenas, concretamente en la que Catherine O’Hara discute con el hombre del mostrador del aeropuerto, pues el hombre de barbas y chaqueta de atrás.


   “Auambabuluba balam bambu, señora deje la fila libre”
-La escena de la película de cine negro que Kevin ve mientras come una tarrina de helado y que posteriormente usa con Marv para asustarlo fue rodada expresamente para la película.

"Quédate con el cambio sabandija asquerosa"

-La escena en la que Marv tiene una tarántula en la cara fue grabada sin sonido y en una sola toma, pues por el bien de Daniel Stern, no querían asustar a la araña. El sonido del característico grito fue añadido después en post-producción.


-A día de hoy, Macaulay Culkin sigue llamando a Catherine O’Hara “mamá”
Ahora es el momento de desvelar a quién dobla hoy día el actor de doblaje que prestó voz a Macaulay Culkin en “Solo En Casa” y este actor es Jesús Pinillos, voz del doctor Leonard Hofstadter, de la exitosa serie “The Big Bang Theory”,


Bueno amigos, pues esperando que mi tercer artículo os haya gustado, inspirado en parte por el espíritu cinéfilo cercano a las navidades. Me despido con la seguridad de que alguna cadena volverá a emitir en estos días este clásico de la comedia americana, No os privéis de ella y disfrutad con calma de lo que se avecina.
Un saludo de vuestro humilde servidor, citándoos en el próximo artículo.
Os deseo una feliz Navidad, queridos Ochenters.