Presentación

Amantes de mundos fantásticos, bisoños aventureros en busca de tesoros, criaturas de la noche, princesas estudiantiles y fanáticos de cachas de postín, ¡sed bienvenidos!. Invitados quedáis a rebuscar en nuestra colección de VHS, acomodar vuestras posaderas en una mullida butaca, darle al play, y disfrutar de lo bueno, lo malo y lo peor que dieron estas décadas.

ADVERTENCIA: Aquí no se escribe crítica cinematográfica (ni se pretende). Las reseñas son altamente subjetivas y el único objetivo es aprender y disfrutar del cine y, por supuesto, de vosotros.

BANDAS DE LOS 80 AÚN EN ACTIVO II : TEARS FOR FEARS



Hace varios meses ví anunciada la gira "Rule The World" de los Tears For Fears para este 2018 (ni más ni menos que acompañados por la gran Alyson Moyet de Yazoo) y tanto por ello como por el cariño que les tengo, pensé que tras Depeche Mode podría ser una elección más que idónea para esta serie de artículos sobre bandas de los 80 aún en activo que tengo intención de intercalar con escritos sobre ciertos fenómenos concernientes a la línea de tiempo y la temática que nos atañe en este espacio musical del blog de Cine de los 80.

Hay que empezar haciendo justicia a estos británicos: es una de esas bandas con una de las mejores cartas de presentación ya que su disco The Hurting de 1983, variado en cuanto a los tempos y repleto de temas entre los que para mí especialmente destacan "Pale Shelter", "Memories Fade" (una de esas canciones para recrearse en el dolor post ruptura), "Change" o la tan afamada y por tantos versionada "Mad World", les valdría alcanzar el número 1 en su país.


A "The Hurting" le seguiría un par de años más tarde el "Songs From The Big Chair" que, sin menospreciar a su antecesor, es al menos para mí el mejor disco de la banda. Cuidado hasta el último detalle, fue tan laborioso su proceso que, habiendo cambiado de productor y no contentos con el resultado que éste cambio supuso, volvieron a acudir al primero. Esto trajo consigo una coherencia y continuidad sonoras respecto del primer trabajo e igualmente facilitó que uno de sus primeros singles del segundo disco (el himno "Shout") les encumbrara. Y no lo digo yo, lo dicen las cifras: triple platino en UK y quíntuple platino en EEUU donde fue número 1 durante 5 semanas seguidas en el verano de 1985.

Es de este "Songs From The Big Chair" de donde se sacan buena parte de los éxitos de Tears For Fears que hoy día seguimos oyendo en las emisoras de radio ochenteras: aparte del ya mencionado "Shout", tenemos "Everybody Wants To Rule The World" y "Head Over Heels" (tan genialmente rescatada, y no es la única, para la BSO de la película Donnie Darko). Sin embargo, aunque estos sean los que de este disco más se emiten, hay que decir que no hay canción que desmerezca, guardando personalmente un cariño muy sentido y especial por la hiper romántica "I Believe" (en la que el saxofón ochentero tiene su gran momento) o "Listen" la cual posee una melodía de lo más onírica y un fabuloso apoyo vocal.


El único punto negativo de este disco es que es realmente corto (sólo 8 temas) lo cual es relativo ya que es un escollo fácilmente salvable gracias a las numerosas caras B contenidas en los singles y las diferentes versiones de algunos de los temas principales, siendo aconsejable en aras de una valoración completa de este disco, acudir a alguna de las reediciones más recientes las cuales aumentan considerablemente el número de pistas. Por mucho que a algunos/as nos gusten más las ediciones originales, creo que este caso concreto lo merece mucho.

Tras una gira agotadora en la que además los Fears mostraron una faceta benéfica muy amplia, la banda empezó un poco a resquebrajarse. Aunque los miembros más visibles de la banda siempre han sido Roland Orzabal y Curt Smith, la labor de Ian Stanley y Manny Elias siempre ha sido muy alabada y el hecho de que desde el tercer disco estos 2 ya no estuvieran presentes (o no tanto porque Stanley sí llegó a colaborar en algunos temas) podría tener mucho que ver.

"The Seeds of Love" (de 1989) fue el tercer trabajo de la banda y, aunque presentaba temas muy agradecidos como "Woman In Chains" (con Phil Collins a la batería y la pianista Oleta Adams prestando su voz), "Famous Last Words" (que es mi favorito del disco) o el más conocido "Sowing The Seeds of Love" (que suena un poco bastante a Los Beatles por cierto), se apreciaban ciertos cambios en el sonido y ninguna de esas canciones podría considerarse hits de la talla de algunos de aquellos himnos contenidos en los 2 primeros álbumes. Teniendo en cuenta esto y que el proceso de elaboración del disco fue largo y complicado, aun con todo no impidió que se convirtiera en un éxito mundial, siendo de nuevo número 1 en UK e ingresando en el Top 10 estadounidense. Al igual que su antecesor, el disco contiene sólo 8 canciones a completar con las caras B de sus singles.


Tras este "Seeds of Love" y concretamente al acabar la gira, el grupo se terminó de romper. Aquellos amigos que tan bien conectaron desde la juventud ahora tenían grandes diferencias, ya no sólo en el enfoque musical sino también en el ritmo de trabajo y la forma de concebir el éxito de la banda que tenían por un lado Orzabal y por otro Smith. A esto habría que sumarle el fin del matrimonio de éste último con la que hasta ese momento fuera su mujer y, para más inri, la gestión fraudulenta del por entonces gerente de la banda.

Curt Smith emprendería una poco atinada carrera en solitario (llegando incluso a repudiar el que fue su primer disco tras su salida de los Fears) y Orzabal continuaría al frente de unos renovados Tears For Fears en los que él era el único miembro fundacional, sacando 2 nuevos discos durante la década de los 90 precedidos por un recopilatorio de hits con el nombre "Tears Roll Down". Los 2 nuevos discos fueron llamados "Elemental" (1993) y "Raoul And The Kings of Spain" (1995) teniendo el primero más éxito que el segundo el cual, a pesar de que Orzabal homenajeaba su ascendencia española (cosa que ya había hecho en el pasado con pequeños guiños en algunas letras), no fue un éxito según las cifras acostumbradas de los Fears, si bien gracias a este disco la banda emprendió una gira que los llevaría por diferentes lugares de Latinoamérica.


Un año después vería la luz una nueva recopilación, esta vez de caras B y rarezas, de nombre "Saturnine Martial & Lunatic" y posteriormente Curt Smith formaría una nueva banda llamada Mayfield que pasaría tan inadvertida como el nuevo proyecto en solitario de Orzabal (mucho más electrónico y llamado "Tomcats Screaming Outside"). Quizás estos tropiezos por separado propiciaron que tanto Smith como Orzabal enterrasen el hacha de guera cuando se encontraron cara a cara por obra y gracia de la burocracia administrativa allá en los primeros años del nuevo milenio, que decidieron volver a trabajar juntos como la gran banda que antaño fueron. Esto condujo a un nuevo álbum de Tears For Fears de nombre "Everybody Loves A Happy Ending" en 2004, que tuvo una buena promoción pero que, en esta nueva era de piratería desbocada en la que ya cada vez menos gente pagamos a los artistas por su música, no conseguiría las cifras de antaño pero que aún con todo hizo que sus fans volvieran a deleitarse con su reunión y con un nuevo despliegue de devoción por los Beatles al más puro estilo "The Seeds of Love" (imagino que pensarían que lo mejor era volver justo a donde lo habían dejado) del cual algunas canciones lograron escapar (en mi opinión hubiese sido más acertado el volver al sonido de los 2 primeros discos).

EN ESTE VIDEO DE UN TEMA DEL DISCO
APARECE LA DESAPARECIDA ACTRIZ BRITTANY MURPHY

Tras esto se sucedieron relanzamientos/reediciones de varios de sus antiguos discos al igual que algunas giras hasta llegar al lanzamiento de un nuevo recopilatorio Greatest Hits con el nombre "Rule The World" (en el que hay muchos de sus buenos temas pero no todos) en Diciembre de 2017. Sin embargo poco antes de eso, en Noviembre, Tears For Fears adelantó el primer single del que será su nuevo disco de estudio el cual debería ver la luz este año, probablemente coincidiendo con la nueva gira.


Por el nuevo single "I Love You But I'm Lost" se pueden deducir 2 cosas: la primera es que se rehuye un poco de la exagerada pasión por los Beatles apostando por un sonido que recuerda un poco a grupos algo más actuales y la segunda es que apunta maneras. Tanto esta canción como otra de nombre "Stay" (mucho más comedida), se encuentran recogidas precisamente en ese recopilatorio de nombre "Rule The World" antes mencionado y que además da nombre a la gira que comentaba al principio del artículo y que por el momento les llevará por Reino Unido, Irlanda, Alemania y otros países europeos más (entre los cuales por desgracia no se encuentra el nuestro) durante estos meses de Abril y Mayo en compañía de la siempre genial Alison Moyet.


Así pues esperemos que no haya contratiempos y que ese nuevo disco vea la luz este año de tal manera que la leyenda de los Tears For Fears siga creciendo más y más.

Por Root Wounds.


No hay comentarios: